Banner

Aprueban que soldados sean juzgados por tribunales civiles

Por José David Estrada Ruiz Velasco y Claudia Guerrero

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- La reforma que acota el fuero militar para que elementos de las Fuerzas Armadas sean juzgados por tribunales civiles en caso de abusos a ciudadanos está a un paso de concretarse.

El Senado aprobó ayer por unanimidad el dictamen que modifica el Artículo 57 del Código de Justicia Militar y lo envió a la Cámara de Diputados para su revisión y, en su caso, posterior publicación por el Ejecutivo.

Hasta ahora, si un integrante del Ejército o de la Marina cometía algún delito contra civiles, era juzgado en tribunales militares, condición que no se había modificado desde 1934.

“Las modificaciones al Código de Justicia Militar modernizan el ordenamiento dando primacía al respeto de los derechos humanos y homologándolo con los tratados signados por el Estado mexicano”, dijo el senador Fernando Yunes Márquez, presidente de la Comisión de Defensa.

Con esta decisión, el Senado acató cuatro fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) en la que se pedía a México reformar el fuero militar.

Estos son el de Rosendo Radilla, que fue desaparecido por militares en 1974, y los casos de Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú, indígenas que fueron violadas en 2002 por soldados en Guerrero.

También recoge las recomendaciones de la CIDH por el caso de los campesinos ecologistas, Rodolfo Montiel Flores y Teodoro Cabrera García, también de ese Estado, quienes en 1999 fueron detenidos y torturados por militares y finalmente apresados bajo acusaciones de portar armas de fuego exclusivas del Ejército y de siembra de amapola y marihuana.

“Hemos logrado un equilibrio político de alcances inconmensurables. Es un avance sustancial en la protección de los derechos humanos”, dijo el senador Roberto Gil al presentar ante el Pleno el dictamen a votación.

“Es un avance sustancial en el reconocimiento de la universalidad del los derechos humanos y de la jurisdicción plena que tiene el sistema interamericano de derechos humanos en nuestro País”.

Entre los cambios aprobados se crea la figura de jueces de ejecución de sentencias en el fuero militar y se establece que cuando los militares sean condenados por delitos del fuero común serán ingresados en prisiones especiales, salvo que se trate de un convicto por delitos contra la salud.

En caso de que quienes cometan el delito sean cadetes de escuelas militares con menos de 18 años de edad, sus casos serán estudiados por tribunales para jóvenes infractores.

La reforma acota que estos cambios aplicarán únicamente para las condenas que se emitan posteriormente a su publicación y cuando se trate de delitos cometidos también después de promulgada.