Banner

MARCO ANTONIO FLOTA

Los 2 Juanes

Ahora resulta que el Santoral católico ya tiene más Juanes que el Ejército Mexicano. Y es que, costumbre que se va perdiendo, antes se llamaba “Juan” a cualquier militar y hay hasta una canción revolucionaria que lo oficializa:
“¡Yo soy Rielera, tengo mi Juan...!”
Incluso tuvimos, en época de Miguel de la Madrid, un secretario de la Defensa llamado Juan: Arévalo Gardoqui, quien recomendó a los gobernadores de Oaxaca y de Yucatán que tuvieran cuidado porque en sus territorios se estaba extendiendo la siembra de mariguana. Y el mandatario yucaeco, Víctor Cervera Pacheco, quien no se dejaba, invitó públicamente al secretario a recorrer a pie todo su estado para comprobar que no había tal. (Y ya en privado comentó Cervera que Arévalo Gardoqui debía preguntarle a su hijo, supuesto socio de Caro Quintero en el sembradío Búfalo de Chihuahua).
Otro yucateco, el talentoso compositor Sergio Esquivel, compuso una canción que fue popularísima: “San Juan de Letrán de Siempre”-,casi relegada al olvido desde que a alguien se le ocurrió cambiarle el nombre a la legendaria avenida para ponerle Eje Central Lázaro Cárdenas. Pero, dice Sergio Esquivel, en San Juan de Puerto Rico todavía la cantan junto con “En mi Viejo San Juan”, la que aquí hiciera famosa Javier Solís.
Viene a cuento todo lo anterior, porque desde el domingo pasado la Iglesia ya tiene dos nuevos Santos de nombre Juan: San Juan Pablo II y San Juan XXIII. Que vienen a unirse a los otros dos San Juanes más venerados del Santoral: el Bautista y el Evangelista.
Precisamente por estos dos Juanes fue nombrada la Archibasílica de San Juan de Letrán, sede del Arzobispo de Roma, o sea el Papa en turno. Y así seguirá siendo llamada hasta que algún Papa progresista- ya no fue don Samuel Ruiz, todavía tiene chance el obispo Raúl Vera- le cambie el nombre por Basílica de San Marcos de Chiapas.
Pero, por lo pronto, desde el domingo pasado ya tenemos dos nuevos Juanes a quienes encomendarnos.
De Juan Pablo II poco hay que decir. Fue el primer Papa moderno en salir del Vaticano y vino a México en 5 ocasiones, siendo recibido por 5 Presidentes: López Portillo, De la Madrid, Salinas de Gortari, Zedillo y Martita Sahagún.
(Hay que reconocerle a Carlos Salinas quien firmó el reconocimiento diplomático del Vaticano: fue la reanudación del matrimonio de México y la Iglesia.- Y con Fox fue la oficialización del amasiato. De Martita y Vicente, porque no se han casado ni en La Parroquia, el legendario café de Veracruz).
Sin embargo, mientras nos atiborran de datos sobe Juan Pablo II nadie en México se acuerda del otro Santo entronizado al mismo tiempo: Juan XXIII. Datos suelto: por ahí lo ubican como un Papa progresista, aunque solo reinó de 1958 a 1963: cinco años. Como el gobernador Fausto Vallejo en Michoacán, pero él no permitió que un Comisionado le regateara el poder.
Tuvo Juan XXIII el mérito de convocar al Concilio Vaticano II, equivalente al Pacto por México, de Peña Nieto, aunque torpedeado por el Arzobispo Corripio Ahumada, no por Gustavo Madero ni Chucho Zambrano. Realmente, tuvo poco eco en nuestro país el nuevo San Juan XXIII. ¿Habrá quien se encomiende a él?
Bueno, sí, hay una persona, aunque caída actualmente en desgracia. El mayor mérito fue Juan Pablo II, se dice, fue lanzar su encíclica: “Mater et magister”. O sea, en español, Madre y Maestra.
Se encomendarán a él doña Elba Esther y sus hijas, la senadora y la diputada.


¡RRIINNGG!
-Bueno, Los Pinos...
-¿Qué le trajo de Roma doña Angélica a don Enrique?
-La bendición del Papa....
-¿De cuál de los 4?

EPIGRILLO
Será decisión ecléctica:
hasta septiembre se iría
la tal Reforma Energética
(¿Le faltó a Peña energía?).

nmarco antonio flota
Periodista y escritor. Durante cuatro décadas ha desarrollado la crítica humorística. Creador de las càpsulas diarias de “Hechos de Peluche” y autor de comedias para el teatro político como “La Docena Trágica”.