Banner

Líder ‘templario’ edifica propiedades en esa comunidad donde habita una de sus ocho esposas

Por Laura Castellanos

EL UNIVERSAL

ARTEAGA.- La casa de Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, es color rosa mexicano. Está situada en una esquina de la única avenida que atraviesa la cabecera municipal de Arteaga en la que radican alrededor de 10 mil 500 personas.

Se dice que ahí habita una de las ocho esposas que el líder del cártel de “Los Caballeros Templarios” tiene en la región.

La vivienda que señala el grupo de autodefensa que tomó el poblado hace tres días sobresale en la zona popular y comercial del lugar.

Muestra buenos acabados: tiene dos pisos con una amplia terraza con tejado, en su exterior hay bancas y jardineras, y está sombreada por un árbol ficus frondoso, recortado.

“La Tuta” eligió para edificar sus propiedades esta localidad, precisamente la número 18 de índice de marginación entre los 113 municipios de Michoacán.

La cabecera municipal es pequeña, de calles con pavimento maltrecho, algunas de terracería, banquetas irregulares, zanjas y basureros en la calle repletos de desechos.

Pero la casa rosada, como otras adjudicadas al michoacano y a sus familiares destacan en la zona.

Se desconoce cuántas propiedades posee el hombre en total, pero trasciende que algunas de ellas fueron despojadas con violencia a sus dueños originales.

Un guardia rural señala dos casas más pertenecientes al capo, una de ellas de color amarillo y otra más beige “que se la quitó a un señor del pueblo”.

También una casa residencial de estilo minimalista color blanco, de acuerdo a Estanislao Beltrán, Papá Pitufo, “se la despojó a un empresario al que luego mató”.

Detalla que la autodefensa la “recuperó” y regresó a la familia de la víctima, por lo que en correspondencia se les facilitó como albergue al grupo civil armado.

Dos negocios son achacados a “La Tuta” en su pueblo: el primero es el bar más grande del lugar, llamado Hacienda, ubicado en la entrada de la comunidad. El segundo es un expendio de cervezas con el nombre de Modelorama, situado en la avenida principal.

Un lugareño dice que Modelorama era el único expendio permitido para abrir los fines de semana, pues “los sábados y domingos nadie más podía vender pisto, sólo él”.



Todo queda en familia

En esta cabecera municipal se sabe que también reside la madre de “La Tuta”, Teresa Martínez, dos de sus hermanos, además de diversos tíos y primos.

La casa que la gente del pueblo adjudica a la madre está erigida a una cuadra de un hospital y es de tono naranja.

Una vivienda de uno de los hermanos del que fuera maestro de escuela es de gran tamaño y arquitectura minimalista.



También tiene ranchos

“Papá Pitufo” dice que el líder templario es poseedor de ranchos extensos con ganado fino.

En un operativo realizado el miércoles por las autodefensas y la policía Estatal y Federal, ubicaron tres ranchos rurales de los padres de “La Tuta” cuya extensión se desconoce, pero bordean la cabecera municipal.

“Papá Pitufo” piensa que tras las investigaciones judiciales irá quedando al descubierto la riqueza patrimonial del capo: “Ésta es apenas la punta del iceberg”, dice.

Una señora de edad expresa desde el anonimato: “‘La Tuta’ tiene un montón de casas aquí, pero no a nombre de él”. Al preguntarle detalles del asunto se niega a proporcionarlos. “No, porque me matan”, expresa.