EL UNIVERSAL
CHILPANCINGO.- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmó la desaparición de tres empleados de la Distribuidora e Impulsora Comercial Conasupo (DICONSA), dependiente de la SEDESOL Federal, quienes realizaban tareas de distribución de apoyos a la población en los municipios de Atoyac de Álvarez y Coyuca de Benítez, en la región de la Costa Grande.
Agregó que ese día los tres empleados de la SEDESOL salieron del municipio de Atoyac de Álvarez con rumbo al de Coyuca de Benítez, ambas localidades ubicadas en la región de la Costa Grande, a entregar leche del programa federal de Liconsa y ya no volvieron.
Por ello, desde el viernes pasado autoridades de Seguridad Pública, Municipal, Estatal y Federal iniciaron una intensa movilización de búsqueda, localización y rescate para hallarlos.
Como parte de ese operativo, se dio a conocer que por la tarde autoridades estatales, municipales y federales encontraron la camioneta marca Nissan en la que se trasladaban los tres trabajadores de la SEDESOL. El vehículo estaba abandonado y sin rastros de violencia.
La fiscalía local informó que se envió un desglose de las actuaciones al Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subdelegación en Acapulco de la Procuraduría General de la República (PGR); además, agregó que la PGJE continuará con las pesquisas hasta dar con el paradero de los tres empleados y proceder a esclarecer los hechos denunciados.
Según las denuncias de los familiares, desde el jueves los tres empleados de la SEDESOL que operan la Cruzada Nacional Contra el Hambre desaparecieron en la parte alta de la Sierra de Coyuca de Benítez.
Los trabajadores desaparecidos son: Gustavo Abarca Radilla, Héctor López Torres y Carlos López Sánchez, quienes habían salido del municipio de Atoyac de Álvarez con destino a Coyuca de Benítez.