Por Daniel Pérez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Paola García Parrales se dirigiría a una cita médica, iba con su madre y mientras caminaban por la calle se detuvieron para saludar a una conocida, pero se interrumpió la conversación.
En la calle Vicente Guerrero, Colonia Martín Carrera, en Gustavo A. Madero, se oyeron disparos e instantes después observaron pasar frente a ellas a repartidores de gas que huían corriendo de unos sujetos que les disparaban.
No hubo tiempo para resguardarse. Paola, de 24 años, se tomó el pecho, cerca del hombro derecho, y se desvaneció sobre la banqueta frente al 126. Murió al recibir una bala perdida.
“Nada más se oyeron los balazos y iban pasando los del gas corriendo”, relató María del Carmen, madre de Paola, cuando era abrazada por algunas vecinas quienes trataban de consolarla.
La mujer salió ilesa y parecía saber que todo se debió a una riña entre repartidores de gas que se pelean la venta del combustible en la zona, pues no era la primera ocasión que se amedrentaban a balazos.
Cerca de una camioneta estacionada frente al 178, cayeron esparcidos más de 10 casquillos percutidos y los trabajadores de reparto de cilindros de gas de la empresa Gasomártico corrieron para salvarse.
Detrás de ellos iban los sujetos armados en una motoneta roja con negro y otros en un Jetta gris.
Los vecinos se reunieron cerca del cuerpo y un hombre permaneció sentado junto a Paola hasta poco después de las 11:00 horas, cuando llegaron los peritos.
La Procuraduría de Justicia informó que 7 personas fueron llevadas para rendir su declaración en el Ministerio Público.