EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Hoy se vive en el mundo una crisis, con desafíos, ante lo cual se debe seguir la exhortación del Papa Francisco de no a la economía de exclusión, no a la nueva idolatría del dinero, no al gobierno que gobierna en lugar de servir y no a la inequidad que genera violencia, subrayó el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre.
Durante la presentación y el diálogo que se realizó sobre la Exhortación Apostólica Evengelii Gaudium, el representante del Vaticano en México, coincidió con Melchor Sánchez de Toca, secretario del Consejo Pontificio para la Cultura de la Santa Sede sobre la importancia de tener una Iglesia con las puertas abiertas, ante un sistema económico injusto desde su raíz.
Se vive, dijo el nuncio, una crisis de educación y en otros rubros ante lo cual Francisco señala en la Exhortación un mundo en el que hay tristeza, indiferencia, en donde se vive en el relativismo y hedonismo.
Ante esto, dijo, es positivo “Tener alguien que nos despierta y ofrece herramientas para poder ser la Iglesia que sale al encuentro del mundo, para ser una Iglesia misionera a partir del encuentro con Cristo que despierta conciencias. El Papa, nos dice basta, vamos a salir al encuentro de la gente”.
Durante el acto al que asistieron, entre otros el empresario Patrick Slim Domit y el representante de la Iglesia maronista en México, George Saad Abi Younes, realizado en el Centro Libanés, Christophe Pierre subrayó que el Pontífice hace en su Exhortación una invitación a toda la Iglesia a entrar en la dinámica del encuentro con Cristo.
“Esto es, para que seamos pueblo de discípulos con Jesús, para anunciar la presencia de Cristo en nuestra palabra y testimonio para transformar al mundo. Eso es el documento del Papa”.
Sánchez de Toca resaltó que en ese texto se menciona que “estamos viviendo en una cultura consumista y de descarte, esto, una afirmación sonada que dice que en el mundo en que vivimos importa más que bajen dos puntos en el Down Jones, que un ‘sin techo’ se muera en una plaza de Roma, lo cual indica que el mundo está mal”.
Expuso que en este marco, “la crisis que vivimos no es financiera, sino antropológica. Señala las fallas antropológicas del capitalismo, lo mismo que Juan Pablo II hizo con el comunismo en 1991”.
George Abi Younes, indicó también sobre el contenido de la Exhortación, donde se señala una realidad social en donde se viven masacres, disolución social, empobrecimiento y pérdida de los valores universales entre otras cosas.
Dijo que para lo negativo y positivo, la Iglesia es una propuesta esperanzadora desde la fe y un llamado a todos sus miembros a un compromiso mas profundo, con todo lo que creen, predican y viven por voluntad propia.