Por Yascara López
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Dos cajeras bancarias que fueron amenazadas por una banda de extorsionadores transfirieron un millón de pesos, a 15 cuentas, en menos de 30 minutos.
El líder de la organización delictiva aún no ha sido detenido, pero la Fuerza Antisecuestros (FAS), de la Procuraduría del DF, que conoce también de estos delitos, capturó a seis integrantes de la banda.
Una de las cajeras trabajaba en un Banco Azteca en León, Guanajuato, y la otra en una sucursal de la misma institución, pero en Cancún, Quintana Roo.
De acuerdo con la investigación de la PGJDF, las víctimas fueron extorsionadas desde el DF.
Las dos llamadas de extorsión se realizaron simultáneamente, lo que presuntamente impidió que los empleados de la institución bancaria activara los protocolos de seguridad.
En el momento en que las cajeras eran amenazadas, los extorsionadores les indicaban los números de las cuentas a las que debían depositar, bajo el concepto de dinero exprés.
La tortura para las empleadas duró media hora, ya que los delincuentes las amenazaban mientras verificaban que el dinero ya se encontraba en las cuentas.
Policías de Investigación de la PGJDF capturaron a cinco mujeres y a un hombre, pues recibieron los depósitos, entre ellos está Jazmín Archundia Galván, relacionada con otras tres averiguaciones previas por extorsión.
La detenida declaró ante el Ministerio Público que solicitó a varias amigas sus cuentas bancarias para que le pudieran depositar una supuesta tanda, y les prometió entregarles un 10 por ciento del monto.
La Procuraduría del DF busca a otras ocho personas a las que se les transfirió parte del millón de pesos.
Las otras cuatro detenidas por agentes de la Fuerza Antisecuestros fueron identificadas como Josefina Sofía Jiménez Salazar, Verónica Espinosa Monroy, Sandra Luz Martínez García y Berenice Aguilar Maru.
Todas fueron consignadas al Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla acusadas de extorsión calificada.
Por el mismo delito también fue trasladado al Reclusorio Oriente Luis Alberto Aguilar Alvarencia, quien también cobró parte del dinero producto de la extorsión.
Hasta el momento, la PGJDF todavía investiga la forma de cómo los delincuentes obtuvieron los datos personales de las empleadas bancarias, pues además del líder existe otros hombres encargados de realizar las llamadas.
“En la llamada a Cancún fingieron formar parte del grupo criminal La Familia Michoacana y en la de León Los Zetas.
“En las tres extorsiones relacionadas en el DF, también argumentaron ser de un cártel”, informó un comandante de la FAS que pidió el anonimato.
En marzo pasado, Nadia Rangel Rangel, de 32 años, fue detenida porque facilitó a una banda de extorsionadores su cuenta bancaria, para que las víctimas depositaran ahí el dinero, y a cambio ella recibía el 5 por ciento como comisión.
Su captura fue producto de una investigación de la Fuerza Antisecuestros, luego de que un afectado denunciara.