este verano tiene un 30% de ser más cálido de lo usual, ello debido a que las condiciones en el Pacífico mexicano apuntan para que se desarrolle el Fenómeno del Niño.

Por Arianna Monteverde M.

TRIBUNA

Según la Organización Mundial de Meteorología, este verano tiene un 30% de ser más cálido de lo usual, ello debido a que las condiciones en el Pacífico mexicano apuntan para que se desarrolle el Fenómeno del Niño, lo que representa más presencia de calor y lluvia.

El Fenómeno del Niño se caracteriza por temperaturas inusualmente cálidas de la superficie del Océano en la parte central y oriental del Pacífico tropical, y éste repercute de forma importante sobre el clima de muchas partes del mundo y eleva las temperaturas de todo el planeta. Su fenómeno opuesto es La Niña, que está asociado al enfriamiento.

Desde el segundo trimestre de 2012 los indicadores del fenómeno El Niño/Oscilación del Sur (ENSO) se han mantenido por lo general en niveles neutros. Según el Boletín de la OMM, se prevé que esta situación perdure hasta el segundo trimestre de 2014.

Aproximadamente dos tercios de los modelos estudiados por esta organización pronostican que El Niño alcanzará sus umbrales entre junio y agosto, mientras que el resto de modelos predicen una continuidad de las condiciones neutras.

Unos pocos modelos predicen la aparición más temprana de un episodio de El Niño, esto es, en el mes de mayo. Ningún modelo pronostica un episodio de La Niña en 2014.

La organización mundial explica que el Niño y la Niña son importantes condicionantes de la variabilidad natural de nuestro clima. Si se produce un episodio de El Niño este influirá sobre las temperaturas y las precipitaciones y contribuirá a la aparición de sequías o fuertes lluvias en diferentes regiones del mundo, y sobre todo en nuestro País.