Los mexicanos tienen bajos ingresos, trabajan más que en otros países, tienden a la obesidad y viven menos, pero, aun así, se dicen satisfechos con la vida

Por Ulises Díaz

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- En el País, la pobreza no impide que los mexicanos sean felices.

Así lo revela el “Índice para una Vida Mejor” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En ese índice se consideraron varias variables, entre ellas, la de satisfacción general, a la que asignaron una escala de 0 al 10.

Los mexicanos asignaron una calificación de 7.4, mayor al promedio de los países OCDE que fue de 6.6 puntos.

Este indicador mide la manera en que las personas evalúan, más que sus sentimientos actuales, su vida en conjunto y se mide en términos de satisfacción en presencia (o ausencia) de experiencias y sentimientos positivos.

Así, en satisfacción de vida, los mexicanos ocupan el octavo sitio, por abajo de Suiza y Noruega, pero arriba de Luxemburgo, España y Reino Unido, en Europa, y de Brasil y Chile, en América Latina.

Sin embargo, este índice de la OCDE calificó otras variables y concluyó