Soplan ‘vientos de fractura’ advierte el líder moral del Sol Azteca

Por Carina García

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- En el aniversario número 25 del PRD, uno de sus fundadores, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, demandó ser un partido radical, no uno de “izquierda moderna”, e hizo un llamado a atajar, con una candidatura unitaria, los “vientos de fractura” que ya soplan.

“Al País de nada le sirve una izquierda dócil y dizque a la moda. Le sirve una izquierda firme en sus principios”, reclamó el líder moral del partido del Sol Azteca.

El acto, en el Teatro de la Ciudad, reunió a dirigentes y legisladores, el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez; al jefe de Gobierno de la ciudad, Miguel Ángel Mancera, a quien algunos pidieron a gritos que se afilie- al partido, así como algunos ex líderes nacionales perredistas.

Ahí, el invitado internacional, Gustavo Leal, de la Fundación Propuesta Uruguay 2030, pidió al PRD no ser prisionero del pasado y formar alianzas amplias y flexibles, a la manera del Frente Amplio que avanzó electoralmente y hoy gobierna el País sudamericano.

Pero la respuesta de Cárdenas atajó las recomendaciones de modernización de la izquierda.

“Solamente al régimen entreguista y neoliberal le sirve ese discurso que dice que hay que ser una izquierda moderna o alejada de radicalismos. Los principios no son una moda, si la defensa de la soberanía nacional y la defensa de nuestros recursos naturales le resultan anticuados a los neoliberales, es mejor pasar por anticuados que ceder ante los vende patrias”, advirtió.

En su mensaje dijo a su partido que está a tiempo “de retomar el camino”, pero le pidió recuperar la ética y, con vistas al proceso de renovación de la dirigencia, demandó “desprendimiento” y construir una candidatura de unidad.

Ésta, señaló, es posible de entre los tres aspirantes anotados -Carlos Navarrete, Carlos Sotelo y Marcelo Ebrard- aunque sin nombrarlos, “o en torno a cualquier otro” se unen en una candidatura común.

De lo contrario, el Partido de la Revolución Democrática irá en declive, con menor tendencia electoral en 2015 y en 2018, de modo “que no sea útil a causa alguna” del partido. Y si no es posible una sola postulación, propuso que la campaña para elegir consejeros nacionales -en agosto y en urnas- sea con la bandera de “no a la fractura”, pues ésta podría ser masiva y dañar la organización.

En entrevista posterior, el político fue cuestionado sobre la posibilidad de ser el abanderado de unidad, pero dijo que lo que le interesa es que el PRD se fortalezca.

En su recuento Cárdenas recordó el llamamiento a formar al PRD, en 1988 y cómo el objetivo no fue sólo ganar elecciones, sino un partido útil a la sociedad, donde las corrientes fueran de ideas y con manejo transparente de recursos.

A 25 años, sostuvo, “nos encontramos más lejos que cerca de lo que nos propusimos”. Hoy el PRD es, dijo, un partido donde pesan más las cuotas y corrientes que las ideas, y se privilegian las alianzas con quienes son adversarios.

El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, llamó a mantener la utopía, “nos falta mucho todavía, es cierto, pero nos falta menos, vamos a salir adelante”, y demandó mantener el “optimismo histórico”.

Hoy, dijo, son la principal oposición “a las tendencias autoritarias del Gobierno” y contrapeso a las tendencias conversadoras de la derecha” en el País.

El líder perredista dijo que su partido es indispensable e insustituible para legislar en el País.

“Que no canten victoria porque vamos a echar abajo esta reforma (energética)”, enfatizó Zambrano.