Maatuq desapareció el 2 de octubre de 2012 junto con su colega Mohamed Zaza cuando se trasladaban a su trabajo en Damasco, después de haber sido detenido en un punto de control.

NOTIMEX
Jerusalén.- Al menos 30 soldados del régimen de Siria murieron al explotar una bomba colocada por rebeldes en túnel cercano a un puesto de control en la provincia de Idlib, en el noroeste del país, reportaron hoy activistas sirios.
Rebeldes del Frente Islámico y el Consejo de la Revolución hicieron estallar anoche la bomba en un túnel que pasaba por debajo de posiciones de las fuerzas sirias en la ciudad de Maarat al Numan, en Idlib, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
Videos e imágenes difundidas por activistas muestran una enorme columna de humo, mientras varios hombres gritan "Allahu akbar" (Dios es grande), según la cadena árabe Al Arabiya.
Los rebeldes que luchan para derrocar al presidente Bashar al-Assad han realizado ataques similares, pero la potencia de la explosión de este martes ha sido mucho mayor que otras.
Según el OSDH, que cuenta con una amplia red de activistas en Siria, el túnel tiene una longitud de 200 metros y conecta una carretera de circunvalación con bases militares del régimen de al-Assad.
Los rebeldes sirios han excavado numerosos túneles para facilitar sus movimientos y atacar objetivos del gobierno, detonando cargas explosivas debajo de retenes militares y oficinas de la policía o el ejército.
El OSDH también reportó que al menos 70 rebeldes murieron la víspera en enfrentamientos entre combatientes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL, antiguo aliado de Al Qaeda) y el Frente al Nusra en localidades de la periferia de Deir al-Zor, provincia fronteriza con Irak.
Los combates, que se ha intensificado en las últimas semanas, se centran alrededor de las aldeas en las afueras de la ciudad de Deir al- Zor, donde los grupos rebeldes han estado luchando entre sí por el control de yacimientos petrolíferos y zonas estratégicas.
Por otro parte, unas 40 Organizaciones No Gubernamentales, entre ellas Amnistía Internacional, pidieron este martes al régimen sirio y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la liberación de Jalil Maatuq, un destacado abogado defensor de los derechos humanos.
Maatuq desapareció el 2 de octubre de 2012 junto con su colega Mohamed Zaza cuando se trasladaban a su trabajo en Damasco, después de haber sido detenido en un punto de control.