Banner

Disputan criminales el botín de puentes internacionales

Por Benito Jiménez

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Los puentes en disputa por el crimen organizado que conectan a Tamulipas con Texas son un botín para organizaciones como “Los Zetas” y el Cártel del Golfo.

Para autoridades, el constante flujo de droga de México a EU en esa zona fronteriza de Tamaulipas, principalmente entre Reynosa a Matamoros, dejan ganancias millonarias al crimen.

“Obvio que se decomisa droga, pero seguro también lo es que otra parte si pasa del otro lado”, dijeron fuentes del Gobierno mexicano.

El 30 de abril fueron detenidos dos hombres de Reynosa en el puente al cruce internacional que conecta a esa ciudad de Tamaulipas con Hidalgo, Texas.

Tras la inspección, los agentes hallaron 10 paquetes de cocaína con un peso de 10.7 kilos y un valor estimado -en el mercado negro- de 24.5 millones de pesos.

Esa misma tarde, los uniformados aseguraron 15 paquetes con metanfetamina con un peso de 17 kilos y un valor estimado en 14.6 millones de pesos.

La franja fronteriza entre Reynosa y Matamoros tienen influencia diversas células del Cártel del Golfo, que aún no define un liderazgo desde que fue detenido en Reynosa Jesús Alejandro Leal Flores, alias “Comandante Simple” o “Metro 24”.

El presunto narcotraficante había asumido el mando del Cártel del Golfo tras la aprehensión en 2013 de Mario Armando Ramírez, “El Pelón”. Desde entonces esa organización ha tenido peleas internas.

Grupos de “Los Zetas”, cuya influencia está identificada en Nuevo Laredo y el Sur del Estado, y cuyo dominio recae en Omar Treviño Morales, “Z-42”, hermano de Miguel Treviño Morales, “Z-40”, capturado en julio de 2013, intentaron reposicionarse de Reynosa.

“Hay grupos de ambos bandos que están abiertamente peleando la plaza y otros defendiéndola, el valor, el plus de esa disputa, está en el control de los puentes fronterizos”, opinó un mando militar en activo.

El control de los puentes fronterizos, entre otras cosas, es el principal objetivo de las bandas criminales.

Sólo el Puente Internacional de Pharr, actualmente, recibe un tráfico diario en promedio de 2 mil camiones de carga diarias, de acuerdo con autoridades estadounidenses.

En marzo, elementos del departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos aseguraron en los cruces de Pharr, Anzaldúas y Rió Grande (en Camargo) más de 6 kilos de cocaína.

El 14 de abril, una persona de Nuevo León fue detenido tras intentar pasar más de 38 kilos de cocaína por el puente Reynosa-Hidalgo.

El 18 de abril en el Puente Internacional Brownsville, autoridades estadounidenses detuvieron a un sujeto con más de 7 kilos de metanfetamina ocultas en latas.

Los puertos de Matamoros y Tampico son otros puntos en la mira del crimen organizado: el primero en etapa de modernización, y el segundo con enlace a Canadá, Estados Unidos, Cuba, República Dominicana, Brasil, Venezuela, Europa, Australia y Singapur.

La Policía Federal y el Ejército reforzaron la seguridad con patrullajes, sin embargo, la violencia no cede.