Banner

Persiste miedo en Tecpan tras sismo

EL UNIVERSAL

TECPAN DE GALEANA.- Dicen que los temblores suceden porque está naciendo un volcán. “¡Señor gobernador!, ¿nos podría explicar si habrá tsunami?, ¿por qué está temblando tanto?, ¿será el fin del mundo?, ¿es un castigo divino por portarme mal con mi mamá?”.

Preguntas como esas abundan en Facebook y Twitter a raíz del sismo de 7.2 grados con epicentro a 41 kilómetros al Sur de Petatlán, Guerrero, el pasado 18 de abril y sus más de 100 réplicas; las más fuertes de 6.4 grados el 8 mayo y de 5.9 grados la madrugada de este sábado, ambas con epicentro en Tecpan de Galeana.

La gente de las comunidades más afectadas clama por ayuda y que les informen con precisión qué está pasando. Y es que, con cada réplica hay más viviendas dañadas, incluso, la Comisaría municipal de la comunidad de San Luis San Pedro se vino abajo, luego de más de 70 años en pie.

En Tenexpa, Papanoa, Tetitlán y San Luis San Pedro, la velada del 10 de mayo ocurrió en los corredores de las casas, las mamás en lugar de “Mañanitas”, que son una tradición en esa fecha, escucharon gritos de terror.

Y es que, además del movimiento telúrico, la gente sintió un “tronido”, que algunos piensan es el choque de las placas tectónicas, los más creyentes aseguran que es un aviso del diablo.

A todo esto, ni Protección Civil municipal ni estatal han convocado a reuniones para explicarles algo. El temor crece por las “habladas” del volcán, el tsunami y a que la falla de San Andrés, que supuestamente pasa por Guerrero, se había roto y que con un terremoto, se irían sus recuerdos, sus casas y ellos mismos.



La voz experta

El investigador de la Universidad Autónoma de Guerrero y evaluador nacional de la Red del Sistema Nacional de Prevención del Desastre, Roberto Arroyo Matus, pidió mantener la calma, ante los fenómenos sísmicos. Descartó el nacimiento de un volcán y un tsunami; en el primer caso porque los temblores no se tratan de un fenómeno volcánico, sino de subducación.

Admitió que podría venir un temblor de mucha más magnitud de los que se han registrado en los últimos 20 días, pues desde hace más de 100 años no se registra un evento así.