Banner

Por Verónica Gascón
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El sector privado calificó como realista el ajuste que hizo la Secretaría de Hacienda de un crecimiento de 2.7% para este año, menor al previsto originalmente, que era de 3.9 por ciento.
“Nosotros ya habíamos reducido la expectativa, creo que la de Hacienda es una expectativa realista”, consideró Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.
El empresario insistió en que es momento de analizar qué está funcionando y qué no de la reforma fiscal para que genere más inversión y empleo.
Un tema es aumentar el margen de deducciones de las personas físicas, ya que como quedó la reforma fiscal afectó al consumo y al gasto de las personas. Otro punto serían las deducciones inmediatas a las inversiones.
“Lo que hay que hacer es potencializar el crecimiento en el corto plazo y hay que ver qué medidas hay que tomar”, subrayó.
Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, consideró que una vez que se fijó el crecimiento para este año en 2.7%, se deberán buscar acuerdos y trabajar de manera conjunta con el Gobierno para propiciar el mejor desempeño de la economía.
“Es positivo que el Gobierno haya reconocido el problema que enfrenta la economía. Es muy positivo que estemos todos alineados a que podamos lograr el 2.7 o 3% máximo crecimiento en el 2014 y de ahí tenemos que buscar los acuerdos, el trabajo conjunto, para encantar el máximo crecimiento posible”, señaló.
Añadió que desde que se discutió la reforma fiscal, el sector privado señaló que tendría un impacto serio en la economía; por ello, se pronunció por analizarla y encontrar la forma de que las empresas la asimilen mejor.
“Hemos dialogado con la propia Secretaría (de Hacienda) para que analicemos las causas por las cuales tenemos este desempeño económico y el impacto de la reforma fiscal en el primer trimestre, para que encontremos soluciones”, señaló.
El líder empresarial dijo que, si bien la aprobación de reformas a las leyes secundarias en telecomunicaciones y en energía no generarán un impacto para este segundo semestre, sí generarán certeza para las inversiones.
“Serían señales positivas para atraer la inversión a México y fomentar la inversión regional, por eso hemos insistido acerca de que quede una política de contenido nacional en la reforma de las leyes energéticas secundarias”, afirmó.