Por Gabriel Benítez Carrera
TRIBUNA
HERMOSILLO.- La dirigencia del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Sonora (SUTSPES), considera que las quejas y denuncias en materia de servicios médicos siempre van a existir, esto en razón de que cada vez hay más personas que buscan ser atendidos debido al deterioro que presentan en su salud.
El secretario general de los burócratas, Luis Antonio Castro Ruiz, señaló que nunca se van a poder tener al ciento por ciento atendidos los derechohabientes como quisieran en los servicios de salud, sin embargo las autoridades hacen hasta lo imposible para poder mantener las instalaciones lo más digno posible, y el mejor personal en los nosocomios.
Luego de las denuncias que se han dado a conocer por el mal servicio que hay en el Hospital General del Estado, lo cual se ventiló a nivel nacional, el líder del SUTSPES, dijo que ellos en todo momento buscan mantener una plantilla laboral que cumpla con las expectativas de las autoridades.
Explicó que al Gobierno del Estado le corresponde tener las instalaciones y equipos lo mejor posible, mientras que el sindicato siempre va a pelear por la mejora de las prestaciones a los trabajadores, y que el personal necesario sea contratado, para la atención a las personas y que no se tenga una carga laboral mayor a la que ya en ocasiones se presenta.
“El SUTSPES, le apuesta a la unidad y armonía de los trabajadores, a fin de exista una mejor atención médica a los ciudadanos, sin embargo todo el tiempo se van a presentar quejas por parte de los pacientes y sus familiares”, expresó.
Castro Ruiz agregó que debido al incremento de quienes solicitan el servicio, siempre se va a tener la necesidad de más personal, pero esto se puede atender con gestiones y acuerdos entre el gremio y las autoridades, ya que no se cuenta con un equipo de personal que de un día para otro sustituya a un trabajador que por algún motivo no se presentó.
Dijo que tan sólo en el Sector Salud de Sonora hacen falta cuando menos tres mil plazas, y para este año, sin embargo, sólo se autorizaron 130 bases, lo cual es una diferencia muy marcada.