Por José Villasáez
y Alberto Rodríguez
AGENCIA REFORMA
MONTERREY.- Manuel Uribe Garza, el nicolaíta que alcanzó fama internacional por ser en el 2007 el hombre más gordo del mundo, perdió ayer la lucha contra la obesidad y falleció por complicaciones derivadas de su peso.
Según la información del Hospital Universitario, una insuficiencia renal crónica, una arritmia cardiaca e infecciones causadas por su celulitis, agravadas por su obesidad, terminaron a las 9:45 horas con la vida del hombre de 48 años y 394 kilos.
Con el apoyo de una grúa fue internado desde el 2 de mayo por el problema cardiaco y una fuerte deshidratación.
En julio del 2007, con un peso entonces de 560 kilos, Uribe fue acreditado por la publicación británica Guinness World Records como el hombre vivo con mayor peso en el mundo.
“Creo que el paciente, por el problema de obesidad, trae muchos problemas consigo, son los cardiacos, los problemas renales, una infección, y todo eso junto agravó (su salud)”, expresó Edelmiro Pérez Rodríguez, subdirector de Asistencia Hospitalaria del nosocomio.
Además del récord Guinness como el hombre con mayor peso, Uribe también fue objeto de un documental de Discovery Channel, y hasta salió en las tiras cómicas de los periódicos como parte de “Aunque Ud. No Lo Crea”.
Ayer, medios nacionales a internacionales dieron cuenta de su muerte.
Por la tarde, luego de varios problemas de logística y de que los familiares batallaron para ubicar una funeraria que se hiciera cargo del servicio, el cuerpo de Uribe fue trasladado en una grúa a un crematorio ubicado en la Colonia Unidad Nacional, en Santa Catarina.
Para poder llevarlo se utilizó la misma cama con armazón tubular a la que estuvo atado los últimos años, que fue cubierta con lonas azules y se reforzó con madera para evitar el movimiento del cuerpo.
La familia tiene previsto llevar hoy a cabo un servicio religioso con sus cenizas en una funeraria ubicada en la zona centro.