Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Toda persona que se resista de forma violenta a cumplir la ley será abatida, es parte de la política de seguridad que presume el Gobierno de Veracruz.
Y así consta en comunicados oficiales y notas periodísticas sobre los operativos realizados en los últimos meses, en donde son más los muertos que las personas heridas o detenidas.
De acuerdo con un conteo de Reforma, en lo que va del 2014 suman alrededor de medio centenar de presuntos delincuentes que han muerto en ese estado en enfrentamientos con agentes estatales y fuerzas militares.
En todos los incidentes, las autoridades ha señalado que las víctimas fatales son criminales que agredieron a las fuerzas de seguridad y que su muerte es resultado de la respuesta de los uniformados en defensa propia.
“Estas acciones son parte de la estrategia de seguridad anunciada recientemente por el Gobernador Javier Duarte de Ochoa, donde se aplicará de forma contundente todo el peso de la ley y quien se resista de forma violenta, será abatido”, afirmó el propio Gobierno estatal en un comunicado emitido el pasado jueves 15.
El documento fue dado a conocer un día después de que fuerzas policiales estatales dieron muerte a nueve personas a las que acusaron de pertenecer a una banda de secuestradores en Banderilla, a las afueras de Xalapa.
Apenas el sábado 17 se reportó el deceso de cinco personas en el Municipio de Alto Lucero. Según la versión oficial, los fallecidos pertenecían a un grupo delictivo que fue denunciado de manera anónima.
El relato oficial afirmó que los abatidos agredieron a las fuerzas de seguridad cuando éstas llegaron al pueblo de El Viejón a atender la denuncia de que había personas armadas en ese lugar.
Es el mismo argumento que el Gobierno ha utilizado en otras ocasiones en donde el resultado ha sido la muerte de “presuntos” delincuentes.
En escuetos comunicados, se afirma que las fuerzas de seguridad respondieron a agresiones y terminaron con la vida de los atacantes, sin aportar mayor evidencia que imágenes en las que los cuerpos aparecen junto a armas largas.
A finales de marzo, fuerzas policiales abatieron a 10 acusados de pertenecer a los Zetas en Perote.
En imágenes difundidas por el Gobierno estatal, se podían observar los cuerpos de los abatidos, algunos con impactos de bala en la cabeza en un cuarto con las paredes y el piso manchadas de sangre.
Otro incidente se presentó en el puerto de Veracruz, donde integrantes de las fuerzas policiales fueron presuntamente agredidos y dieron muerte a cuatro personas.
El 9 de mayo, el Gobierno estatal reportó la muerte de un hombre que supuestamente agredió a los policías cerca de la autopista 180, a la altura de la desviación a Poza Rica.