Banner

NOTIMEX
ROMA.- Un total de 31 niños nacidos en la República Democrática del Congo y adoptados por familias italianas llegaron ayer a Roma luego de permanecer bloqueados durante siete meses en el País africano, que les negaba el visto bueno para viajar a Europa.
Los menores arribaron en un avión enviado por el Gobierno, que aterrizó en el aeropuerto militar de Ciampino y a bordo del cual viajaba la ministra para las Reformas, Maria Elerne Boschi, encargada de acompañarlos.
En Roma los recibieron sus padres adoptivos, que durante un tiempo permanecieron con ellos en Kinshasa, capital de la República del Congo, pero que después debieron retornar a Italia en espera de que la situación quedara destrabada.
“Ha sido un trabajo difícil, mi agradecimiento va al personal del Gobierno, al Ministerio de Exteriores por todo el trabajo realizado gracias a la sensibilidad del Presidente del Gobierno (Matteo Renzi), que ha desbloqueado la situación”, dijo Boschi.
A través de su cuenta en Twitter, Renzi dio la bienvenida a los niños y anunció que una de las reformas de su Gobierno prevé dar mayor atención a las adopciones internacionales.
Según la directora general de la Cancillería para los italianos en el extranjero y las políticas migratorias, Cristina Ravaglia, el veto impuesto por Kinshasa para que los menores abandonaran el País africano se debió a irregularidades en las adopciones cometidas por otras naciones.