Banner

Por Edgar Sánchez
AGENCIA REFORMA
CULIACÁN.- El gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, reconoció que a raíz de la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán se registra un reacomodo entre los grupos del crimen organizado en la entidad.
“La sociedad no puede quedar en medio y la autoridad debe de actuar, nosotros esperábamos que la cosa fuera peor después de esa detención”, dijo el mandatario.
“Sí se nos ha recrudecido (la violencia) pero pronto queremos tomar el control de nuevo”, agregó en conferencia de prensa.
Malova aseguró que las autoridades del Estado reforzarán los operativos de seguridad en los 18 municipios para disminuir la ola delictiva.
“Estamos pidiendo a nuestro policías más vigilancia, mayores recorridos, mayores éxitos. Vamos a aumentar nuestra fuerza en las distintas zonas, en los distintos grupos y vamos a recuperar lo que ya teníamos”, enfatizó el gobernador.
En los últimos dos meses en Sinaloa han sido ejecutados jefes de sicarios, operadores, gatilleros y halcones del Cártel de Sinaloa.
También se produjo la fuga de tres operadores de “El Chapo” Guzmán, quienes se encontraban recluidos en el Penal de Culiacán.
Entre los operadores muertos están Melesio Beltrán Medina alias “El Mele”; Manuel Alejandro Aponte Gómez, alías “El Bravo”; y Germán Ceniceros Ibarra, alias “El Tigre”.
El lunes, Adelmo Niebla González “El G3”, Ramón Ruiz Ojeda, “El Monchi” y Adrián Campos Hernández escaparon del Penal de Culiacán utilizando un túnel de más de 500 metros.