Banner

Por Xóchitl Álvarez
EL UNIVERSAL
SAN LUIS POTOSÍ.- La Procuraduría de Justicia del Estado recibió la segunda denuncia penal de 19 víctimas en contra del sacerdote Eduardo Córdova Bautista por los delitos de abuso sexual, corrupción de menores y privación ilegal de la libertad, en la que además acusan de “encubrimiento” a la Arquidiócesis de San Luis Potosí.
La agente del Ministerio Público Angélica Mendoza Muñoz inició la averiguación previa número 289/V/2014, que contiene declaraciones de víctimas, testigos y documentos como prueba de que los agraviados habían denunciado al clérigo Córdova Bautista ante el Arzobispado.
En las dos denuncias formales que ha recibido el Ministerio Público suman 20 víctimas de abuso sexual, una de éstas es la que formuló el Tribunal Eclesiástico de la Arquidiócesis de San Luis Potosí y las otras 19 de la denuncia por escrito que recibió el viernes la fiscalía.
Organizaciones civiles que apoyan a las víctimas aseguraron que por lo menos durante 30 años Córdova Bautista abusó sexualmente de más de 100 menores; las víctimas pertenecían a colegios o instituciones en las que fungió como párroco, consejero, profesor o guía espiritual.
“Es un caso gravísimo de más de 30 años de abusos [se calculan por lo menos 100 víctimas] y que ha sido protegido sistemáticamente por los arzobispos de la Diócesis con cargos y nombramientos importantes y también por las autoridades civiles, incluyendo a este gobernador y a su esposa”, escribió en su cuenta de Facebook el ex sacerdote Alberto Athié, luchador de un movimiento social para exhibir los casos de pederastas de la Iglesia católica.
En la denuncia de este viernes, uno de los ofendidos declaró que a los 16 años fue víctima del párroco de Nuestra Señora de la Anunciación con acercamientos lascivos, tales como abrazarlo contra su pecho y tocarle los genitales en las oficinas y casa parroquial, en las que desempeñaba funciones laborales y pastorales.
En la denuncia se entregaron escritos con el sello de recibido de las oficinas de la Arquidiócesis, en los que consta que familiares de los menores abusados denunciaron al cura ante la asociación religiosa.
La Arquidiócesis de San Luis Potosí tenía conocimiento y consintió los hechos ocurridos, ahí el encubrimiento al sacerdote Eduardo Córdova, declaró un denunciante.
El activista social y representante de las víctimas, Martín Faz Mora, reiteró que la Arquidiócesis de San Luis Potosí no puede participar como parte coadyuvante, ya que es presunta responsable de la comisión de los delitos sexuales del sacerdote por encubrimiento.
El activista en Derechos Humanos consideró que la primera denuncia penal 289/V/2014 que el jueves pasado presentó el representante legal de la Arquidiócesis de San Luis Potosí en contra de Córdova sólo constituyó un acto de conocimiento de hechos y ni siquiera ha sido ratificada.
Faz Mora informó que la Secretaría de Gobierno del Estado “se ha comprometido con las víctimas, señalando que en las próximas horas emitirá una orden de aprehensión en contra de Córdova Bautista”.
En el oficio OP/079/2014, el equipo de abogados que encabeza Faz Mora solicitó a la Comisión Estatal de Derechos Humanos medidas precautorias y que sean otorgadas al procurador general de Justicia del Estado y a la Secretaría de Gobierno para salvaguardar la integridad e identidad de las víctimas.
“Estaremos vigilantes de que el desarrollo de las indagatorias realizadas en el marco de la denuncia presentada contra del padre Eduardo Córdova Bautista y la Arquidiócesis de San Luis Potosí se haga respetando el interés superior de las víctimas”, señaló en el comunicado.
El martes pasado, la Subprocuraduría de Delitos Sexuales requirió al promotor del Tribunal Eclesiástico de San Luis Potosí, canónigo Gilberto Amaya Martínez, para que ratificara la denuncia penal que presentó en contra del sacerdote Eduardo Córdova Bautista por el abuso sexual a un menor de edad y para que proporcione datos que contribuyan a su localización.
En la Arquidiócesis el personal argumentó que el canónigo se encuentra en un retiro espiritual, por lo que acudirá hasta que concluya su actividad religiosa, sin mencionar la fecha, señaló la fiscalía.
El 22 de mayo, el titular del Tribunal Eclesiástico compareció ante el Ministerio Público para “denunciar hechos delictuosos” atribuibles a Córdova Bautista y expresó total disponibilidad de informar y cooperar con las autoridades.
Hasta este sábado, el canónigo no había comparecido para ofrecer pruebas documentales que le fueron requeridas por el fiscal, entre éstas de la víctima que obra en los archivos de la sede religiosa.