Banner

Siguen utilizando las armas a su antojo en los pueblos de Michoacán

Por Adán García

AGENCIA REFORMA

MORELIA.- Con armas largas y cortas de distintos calibres, incluidos de uso exclusivo del Ejército, autodefensas siguen imponiendo su ley en pueblos de Michoacán.

El amago de llevar a prisión a todo civil que ande armado, quedó solamente en discurso.

Los grupos de autodefensa mantienen presencia en varias localidades de la entidad, custodian en barricadas y apoyan en operativos de fuerzas federales, como ocurrió hace unos días en Apatzingán.

El 27 de mayo, presuntos integrantes del cártel de Los Caballeros Templarios se enfrentaron con autodefensas en plena zona urbana de Apatzingán.

Tras esa balacera, fuerzas federales y civiles armados fueron desplegados por tres colonias donde se desarrolló el tiroteo, a la búsqueda de los criminales.

Con armas de alto poder a la vista, autodefensas llevaron a cabo revisiones en domicilios particulares y calles.

“A partir del 10 de mayo no podrá haber personas armadas en las calles”, había advertido el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, durante una gira de trabajo por la capital michoacana el pasado 24 de abril.

El funcionario basaba su anuncio en un acuerdo que el comisionado federal Alfredo Castillo firmó con líderes del Concejo General de Autodefensas, 10 días antes.

En ese acuerdo, los civiles rebeldes aceptaron llevar a cabo el registro de todas sus armas y acogerse a un proyecto en el que se integrarían como policías de la Fuerza Rural Estatal a partir del 10 de mayo.

Con eso, las autodefensas podrían continuar vigilando sus comunidades pero ahora mediante protocolos, armas reglamentarias y uniformes oficiales.

El comisionado federal para la Seguridad y el Desarrollo Integral en el Estado, Alfredo Castillo, advirtió incluso que no habría prórroga para el cumplimiento de estos acuerdos.

La Fuerza Rural, antes autodefensas, entró en funciones el pasado 10 de mayo.

Sin embargo, casi tres semanas después las autoridades han tenido dificultades para la expansión de ese agrupamiento. De los 27 municipios que comprende la estrategia, solamente en cinco se ha podido establecer.

Tepalcatepec, Buenavista Tomatlán, Coalcomán, La Huacana y Chinicuila, son las únicas localidades donde se ha podido integrar el cuerpo policiaco.

En todos los demás siguen operando autodefensas, es decir, civiles armados.

Una de las barricadas que controla el movimiento armado se ubica sobre la carretera Cuatro Caminos-Apatzingán. Ahí, hombres con armas al cinto, cargadores, fornituras y cartuchos útiles a la vista, vigilan el paso de todo vehículo.