53 años sirviendo a la gente Trinidad Valdez Sánchez: Políticos no aplican leyes de apoyo al transporte local

Por Marcelo Meza
EL INFORMADOR DEL MAYO
HUATABAMPO.- Trinidad Valdez Sánchez con más de 53 años en la vida camionera, un patrimonio de familia, unos dedicados a él, otros no tanto, pero sí representa la fuente de trabajo que por todos esos años en Huatabampo es una de las líneas más conocidas, la terminal del Tinguilis, una tradición camionera como todos la conocen en esta tierra legumbrera.
El propietario de la línea rural habló para la entrevista en un tono ya fastidiado y cansado por las piedras que se le han venido presentando en el camino, los altos impuestos que van tomados de la mano con la falta de apoyos de programas gubernamentales, que estos sólo llegan al vecino Municipio de Navojoa, la competencia desleal donde no hay una autoridad que la controle, son algunos de los factores fundamentales por el cual la vida camionera no pasa por sus mejores tiempos.
En la entrevista concedida a EL INFORMADOR DEL MAYO, Trinidad Valdez Sánchez afirmó que son ya 53 años que ha mantenido el negocio de la vida camionera rural, donde cubre rutas hacia las comunidades El Pozo Dulce, Las Parras, El Tábare, El Júpare, Las Milpas, Los Buidbores y El Sahuaral, rutas que le ha dejado satisfacciones de servir a la gente, sobre todo, muchas de las veces ajustándose al tiempo de los clientes, principalmente el de los estudiantes y el trabajador que tiene un horario de entrada en el trabajo.
“La verdad de las cosas es que en 53 años que llevo en este trabajo, las cosas han venido a menos, el Gobierno sube cada vez más los impuestos, donde resulta muy difícil absorber todos estos pagos que se tienen que realizar porque sino te cancelan la línea, es una verdadera injusticia como los impuestos van a la alza y los apoyos a la baja”, dijo Trinidad Valdez Sánchez que aseguró que en Huatabampo las líneas camioneras en lo general no tiene ningún apoyo del Transporte del Estado, ni nunca lo han tenido.
“En días pasados por razones ajenas a mi responsabilidad de pagar mis impuestos, no pude hacerlo en el tiempo estipulado por la caída del sistema, sin embargo, Transportes del Estado ya me estaba cobrando una multa de 2,400 pesos, una decisión muy injusta porque no fue mi culpa y la tuvimos que pagar, pero así es la vida, injusta y la hemos venido enfrentando siempre ante la falta de algún subsidio del Gobierno y esto es durante toda la vida, externó el propietario de una de las líneas más conocidas de Huatabampo.
“Mira, hay mucha deslealtad de líneas cuya concesión es de gentero, (transporte de trabajadores del campo), quienes se paran a unos pasos de la terminal para llevarse pasaje, eso es piratería, estas irregularidades la hemos reportado a la autoridad correspondiente y no hacen nada, yo pago mis impuestos, pago un seguro para el viajero, el cual en caso de un accidente esto lo protege, sin embargo, no tenemos ese apoyo de nuestras autoridades”, dijo el entrevistado un poco cansado ya de la vida ante la falta de verdaderos apoyos para los camiones de la zona rural.
“Y es que en realidad necesitamos leyes que nos protejan, que protejan a las empresas que se mantienen sirviendo a la gente, generando mano de obra, pero los políticos no aplican leyes porque quieren gente, no quieren enfrentamientos que los señalen, señaló uno de los propietarios de camiones más antiguos de Huatabampo y que se consideran una leyenda de esta Tierra de Generales.
Aunado a ello, dijo, está la crisis económica que presenta Huatabampo y no de esta época, es desde hace algunos años, donde en algunas ocasiones las rutas se cubren tan sólo por cumplirle al pasaje que cubren unas cinco personas y que van a una comunidad, sin embargo, se cumple con todos ellos, aún sabiendo que el costo por mover el camión es más costosos que lo que puedas cobrar por pasaje.
Indicó que otro de los factores es que hoy las rutas ya no son las mismas que años atrás, es que hoy en día la gran mayoría tiene su propia vía de transporte, los llamados carros chocolates se dan por todos lados, sin embargo, la empresa se sostiene porque también hay muchas familias que lo hacen por este transporte y para ellos se trabaja, apuntó el empresario camionero.
“Durante 53 años mantenemos un horario junto con mi familia y otros trabajadores que es iniciar el día desde las 5:00 a.m. hasta las 7:30 p.m., para poder servir a nuestra gente que es la que nos sostiene durante tanto tiempo, dijo el entrevistado quien reveló que gran parte de su familia, de sus hijos se dedican a este noble negocio porque tiene la oportunidad de servir, de hacer amigos, como también de generar empleo para varias familias.
Reveló que los estudiantes son un soporte muy importante porque se tiene asegurado el pasaje en horarios de escuelas, pero explicó que el camión también se ajusta al horario de todos ellos, cuyo objetivo es llevarlos bien a sus lugares de origen, otras épocas, -marcó-, es cuando se tienen las fiestas grandes como la de la Santísima Trinidad y la Semana Santa, épocas que pagan muy bien el pasaje, indicó.