Banner

Las ventas al exterior de varios productos dieron un ‘empujoncito’ a la economía mexicana

Por Silvia Olvera y Amín Vera

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El avance marginal de apenas 0.64% anual del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre del año, con series desestacionalizadas, fue posible gracias a las exportaciones.

Sin embargo, mayores impuestos, una baja en el poder adquisitivo y mayor inflación, impidieron la reactivación del mercado interno, según datos y especialistas y empresarios consultados.

Las ventas al exterior de autos, camiones, electrodomésticos y otros rubros dieron un “empujoncito” a la economía.

Las armadoras de vehículos en el País tienen registros de producción récord, pero por la demanda exterior, reconoció Eduardo Solís.

El presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) refirió que de enero a abril del presente año las exportaciones crecieron 8.7%, mientras que las ventas en México bajaron casi 3%, un nivel similar al de 2003.

“El mercado interno en este sector es el que me obliga a decir que el sector automotriz tiene claroscuros, porque en 2013 terminó a niveles de hace 10 años.

“La verdad hay una deuda pendiente en nuestro caso para que el Gobierno entre de manera decisiva al asunto de los autos usados de importación, que tiene al mercado interno donde hoy está”, dijo Solís.

Sobre el tema coincidió Miguel Elizalde Lizárraga, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), quien atribuyó el crecimiento de este sector al comportamiento de las ventas del mercado exterior.

Mencionó que en 2013 tuvieron una caída de uno por ciento en territorio nacional, y el acumulado de enero a abril va un 21% abajo, pues sus clientes transportistas enfrentan menos viajes y además se les impacta negativamente la entrada de más camiones importados.

“El 75% de nuestra producción es exportación, donde nos va muy bien, pero la economía del mercado interno nos pega directamente, porque si la tendencia continúa tendríamos 10 mil unidades menos en ventas que el año pasado”, dijo en entrevista Miguel Elizalde Lizárraga.

En tanto Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), atribuyó esta debilidad del mercado interno a los mayores impuestos, empleados con rangos de salarios más bajos y una caída en el poder adquisitivo.

Prueba de ello, dijo, son las cifras de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), que durante el primer cuatrimestre cayeron 0.5% y los rubros más afectados son los de bienes duraderos.

“El consumo representa el 70% del PIB, si no crecen el PIB no tiene por que crecer, otro 20% son las inversiones y el otro 10 es del Gobierno”, explicó.

Además recordó que el poder adquisitivo del salario en México ha empeorado.

El nivel más alto del poder adquisitivo fue en octubre de 1976, de ahí hacia diciembre del 2000 se perdió 76%, señaló Luis Foncerrada del CEEESP.

Detalló que del año 2000 a diciembre de 2013 hubo una ligera recuperación del 6.4%, pero ya en los últimos tres meses bajó 0.2 por ciento.

Destacó el especialista que en el año 2007 el 21.4% del personal ocupado se empleaba en rangos de 1 a 2 salarios.

Este porcentaje cambió en 24.3% para 2014, mientras que el porcentaje de los de 3 a 5 salarios bajó en ese periodo de 17.9 a 14.9 por ciento.