Banner

Se dio a conocer que los pequeños infractores tienen su "perímetro de operaciones" en el sector donde se ubica el Centro de Salud.

Por Javier Camacho

TRIBUNA

Una banda de mozalbetes tiene azorados a los vecinos de la colonia Ejidal, en Pueblo Yaqui, ya que constantemente se meten a sus casas a robar y las autoridades policíacas no pueden hacer nada contra ellos debido a que son menores de edad, cuyo líder presuntamente es un niño de 11 años.

Un grupo de vecinas del lugar, entre ellas la señora María de los Ángeles, dio a conocer que los pequeños infractores tienen su “perímetro de operaciones” en el sector donde se ubica el Centro de Salud.

Agregó que los mozalbetes se meten a las casas ajenas para apoderarse de los objetos de valor, que después venden al mejor postor.

Agregó que la “chiquibanda” es encabezada por un niño de 11 años, cuyo nombre ya lo tienen en su poder las autoridades policíacas, así como del resto de los integrantes, pero debido a su corta edad no pueden hacer nada legal contra ellos.

María de los Ángeles expresó que algunos habitantes de la calle Venustiano Carranza, y otros del sector, han dialogado con los padres de dichos menores para que los metan en “cintura”, sin embargo, el problema continúa.

Se dijo que estos aprendices de ladrones vigilan las casas seleccionadas y cuando sus moradores se descuidan o salen, ellos se introducen para apoderarse de dinero, joyas, aparatos eléctricos pequeños, como tablet, lap top, al igual que juegos electrónicos.

Las amas de casa afectadas reconocen que en algunas ocasiones la Policía Preventiva ha logrado detener a algunos de los “ladronzuelos”, pero debido a que no cumplen ni los 12 años, son entregados a sus padres y éstos regresan a la casa a delinquir.