THE ASSOCIATED PRESS
ABUYA.- Las autoridades nigerianas prohibieron las protestas en la capital para exigir al Gobierno que rescate a más de 200 niñas que siguen en manos del grupo extremista Boko Haram.
Las protestas se han “degenerado” y ahora “representan una seria amenaza a la seguridad”, dijo este lunes el comisionado de la Policía, Joseph Mbu, en un comunicado.
El tema de las niñas secuestradas, que entra ya en su séptima semana, ha puesto en evidencia el fracaso del Gobierno para frenar el avance de Boko Haram.
La Primera Dama Patience Jonathan pidió el mes pasado investigar el secuestro en Chibok y dijo que el rapto fue planeado para afectar a su esposo y su Gobierno.
El Presidente Goodluck Jonathan nunca se ha referido a las decenas de menores secuestradas el año pasado. Aceptó la ayuda internacional para localizar a las menores después de una ola de indignación nacional y mundial.
Los extremistas se llevaron a más de 300 niñas de una escuela en Chibok el 15 de abril, según la policía.
El líder comunitario de Chibok dijo que 57 escaparon y se cree que 272 siguen cautivas.