El Tri juega hoy contra Bosnia en Chicago


Por Gabriel Tamayo
AGENCIA REFORMA
CHICAGO.- Ya le lloraron al "Chapo", pero ahora llegó la hora de sonreírle a la Copa del Mundo y para muestra darán lo mejor ante Bosnia y Herzegovina hoy en Chicago.
Carlos Peña, mejor amigo de Luis Montes en la Selección y quien más sufrió ante la baja del mediocampista, le da la vuelta a la hoja y le sonríe a Brasil, ya que están a 10 días de comenzar su participación mundialista.
"Ya pasó, fue muy duro para él, para mí, para su familia, para mi familia y la gente cercana a él, siempre estamos ahí juntos, pero ya pasó, ya lloramos lo que tuvimos que llorar, ahorita ya estamos del otro lado y mañana (hoy) motivado para enfrentar a Bosnia", dijo el "Gullit".
"Queríamos los dos jugar Mundial, imagínate lo que fue para los dos, pero ya ni modo, ahora hay que pelear un puesto en el cuadro titular en cada entrenamiento y en cada partido de preparación".
En la alineación que Miguel Herrera pondrá ante el cuadro europeo figura el regreso de José Juan Vázquez, quien es de todas las confianzas de Peña.
"Con el ‘Gallito' ya llevo tres años jugando al lado de él y con el ‘Chapo' no se diga, como 10 años, pero con el ‘Gallito' me siento muy tranquilo porque sé que es un jugador que te corre toda la cancha y está siempre muy bien parado, nunca se va a perder el mediocampo teniéndolo a él".
El "Piojo" paró con una alineación jamás mostrada, donde destaca Alfredo Talavera en la portería, Miguel Layún por derecha, Miguel Ponce por izquierda y Raúl Jiménez con Javier Hernández en el ataque.
El que no se siente seguro de jugar e inclusive temeroso de acrecentar su lesión es el capitán Rafael Márquez, quien confiesa aún sentir malestar en el empeine del pie derecho, por lo que espera recuperarse para el duelo ante Portugal.
Aun así, Márquez entrenó con sus compañeros, pero cuidando de no recibir pisotones y sin disparar potente.
"Pude hacer toda la práctica, con cierta molestia, pero está soportable, ya pensando en tener participación ante Portugal", dijo el zamorano.
"No del todo (le puedo pegar), con algo de dolor y miedo, pero soportable".
El zaguero aceptó haberse asustado luego de quitarse el zapato en el duelo ante Ecuador y ver el golpe y la inflamación que tenía.