NOTIMEX
BERLÍN.- El fiscal general de Alemania, Harald Range, confirmó que ya se investiga el espionaje de datos llevado a cabo por los servicios de seguridad estadounidenses al teléfono personal de la canciller federal Ángela Merkel.
Range confirmó lo anterior al término de su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento, y luego que el diario local Süddeutsche Zeitung adelantó la información.
Precisó que se trata en primera instancia de investigar sólo el caso del teléfono de Merkel, y no de las escuchas que se hicieron de todas las comunicaciones de internet de ciudadanos inocentes.
La sospecha en la que se basa la investigación es de espionaje. El sumario se dirige contra miembros desconocidos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos.
La investigación se centra en particular en las escuchas realizadas en uno de los dos teléfonos de la canciller federal y que quedaron descubiertas a través de la publicación de los documentos internos de la NSA filtrados por el ex agente Edward Snowden.
El próximo paso será la publicación de una lista de testigos que tendrán que ser interrogados en el curso de la investigación. Paralelamente una comisión del Parlamento está investigando las posibles actividades ilegales de la NSA en territorio alemán.
Con la decisión de la Fiscalía General alemana el escándalo de la NSA alcanza una nueva dimensión. Se trata de la primera iniciativa formal en Alemania desde el comienzo de las filtraciones de Snowden.
El proceso podría, según el semanario Der Spiegel en su página web, “dañar ulteriormente las relaciones transatlánticas que ya fueron significativamente afectadas por la publicación de los documentos de Snowden”.
La declaración del fiscal coincidió con la próxima reunión de Merkel y el Presidente estadounidense, Barack Obama, en la cumbre del Grupo de los Siete (G-7) países más industrializados, que se abre esta tarde en Bruselas.
Aunque las filtraciones de Snowden incluyeron varios países europeos y de otros continentes, en ningún lugar la reacción popular ha sido tan airada como en Alemania, donde los ciudadanos bajaron a la calle para pedir transparencia.