Banner

José González Morfín

En los últimos años, México ha desplegado un activismo internacional muy importante para contribuir a la protección del medio ambiente y coordinar esfuerzos entre países en la lucha contra el calentamiento global. Este liderazgo de nuestro País no sólo se da a nivel del Poder Ejecutivo. El Poder Legislativo también ocupa un papel central, puesto que es en su seno donde se debaten y aprueban las leyes ambientales de cada nación.
Por eso, es muy importante que nuestro País sea el anfitrión esta semana de la Segunda Cumbre Mundial de Legisladores GLOBE 2014. En ella se darán cita alrededor de 500 legisladores de todo el mundo que construirán acuerdos para realizar acciones comunes en beneficio del medio ambiente. Esta reunión es muy importante porque sus trabajos sirven como marco para la próxima reunión de la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas (COP20), en la que se prevé llegar a un nuevo acuerdo internacional en relación al cambio climático y las emisiones de gases de efecto invernadero.
En la Cumbre GLOBE 2014, se debatirá el estado actual de la legislación nacional sobre desarrollo sustentable. En especial, los legisladores de todo el mundo vamos a conversar sobre la importancia que tiene la legislación forestal. Esto es sumamente importante, pues el mundo pierde alrededor de 16 millones de hectáreas forestales al año, con las consecuencias que ello tiene en términos de la calidad del aire y de los suelos. Por eso es fundamental contar con leyes que, al tiempo que defienden los bosques y selvas, ofrezcan alternativas sustentables para la explotación racional de esta riqueza natural. En la Cumbre GLOBE 2014 habrán de compararse los casos de éxito de este tipo de legislaciones para aprender de ellos y adoptar las mejores prácticas.
Otro tema fundamental en GLOBE 2014 es el capital natural. Éste se define como el conjunto de ecosistemas de un País que genera bienes y servicios ambientales indispensables no sólo para el sostenimiento de la vida, sino también para el progreso económico y el bienestar social. Algunas naciones están incorporando este concepto a sus cuentas nacionales, puesto que refleja de mejor manera la riqueza nacional que la medición tradicional del Producto Interno Bruto.
México es uno de los países con mayor capital natural del mundo, pues aunque su territorio representa 1% de la superficie del planeta, alberga 10% de la biodiversidad de la tierra. De ahí que tengamos no sólo el privilegio, sino la responsabilidad de cuidar y acrecentar nuestro capital natural. La legislación ambiental juega un papel central en esta meta y por eso es muy positivo que en GLOBE 2014 los parlamentarios del mundo discutamos las mejores formas de medir el capital natural y evitar su degradación.
Por momentos, pareciera que el cambio climático y los temas ambientales son un problema lejano, que para los gobiernos es secundario.
Es indispensable generar un mayor sentido de urgencia ante estos temas, porque sus repercusiones se están viviendo ya en todo el mundo y de su resolución depende realmente el bienestar de toda la humanidad. Si queremos crecer más rápido, si queremos reducir la pobreza y la desigualdad, si queremos construir una sociedad más próspera, tenemos que cuidar nuestros recursos naturales y tomar las medidas pertinentes para enfrentar el cambio climático. Esta es una realidad clara y presente que no admite titubeos ni dilaciones.
Estoy seguro de que GLOBE 2014 ayudará a poner los temas ambientales en el sitio preponderante que se merecen en la agenda parlamentaria de cada nación. Bienvenidos pues, los parlamentarios de todo el mundo a este gran evento del que México se enorgullece de ser anfitrión.