Banner

Había niños y mujeres: Se desconocen a los atacantes

THE ASSOCIATED PRESS

KINSHASA.- Combatientes armados atacaron un poblado en el Este del Congo a altas horas de la noche, matando al menos a 34 personas, incluyendo mujeres y niños, que se encontraban en una iglesia, informaron funcionarios el sábado.

Jean Julien Miruho, ministro del Interior en la provincia, señaló que la masacre ocurrida en Mutarule a últimas horas del viernes dejó cerca de 27 heridos.

Miruho dijo que las autoridades desconocen la identidad de los agresores, pero él cree que el ataque está relacionado con disputas por ganado en el área, ubicada aproximadamente a 70 kilómetros (40 millas) de Bukavu.

“No podemos decir exactamente quiénes fueron estos atacantes, pero conformaremos una comisión investigadora que irá al lugar el domingo (ayer)”, dijo Miruho a The Associated Press. “Está claro que este ataque estuvo vinculado con el robo de ganado”.

Algunos sobrevivientes culparon del ataque a un grupo rebelde de Burundi conocido como FNL, aunque la aseveración no ha podido ser verificada.

El Este del Congo alberga una gran cantidad de grupos armados y milicias, muchos de los cuales compiten por el control de los enormes recursos minerales de la región. Varios de los grupos rebeldes que están sembrando la intranquilidad en la zona fueron creados en otros países de los alrededores, entre ellos Burundi, Uganda y Ruanda.

Las fuerzas armadas del Congo expulsaron al importante grupo rebelde M23 del Este del Congo el año pasado con ayuda de fuerzas de la ONU. El Ejército del Congo está además trabajando con la milicia hutu de Ruanda conocida como FDLR para que finalmente abandone las armas después de dos décadas de violencia.

En la provincia de North Kivu, el general Delphin Kahimbi dijo que el gobierno estaba dando a los rebeldes del FDLR un plazo de 30 días para entregar las armas de forma voluntaria. Alrededor de 1400 combatientes del FDLR continúan en el Este del Congo, según cálculos gubernamentales.