THE ASSOCIATED PRESS
OKLAHOMA CITY.- Una compañía de Oklahoma ha creado una frazada protectora que sus inventores dicen puede proteger a los niños de los escombros que salen despedidos en medio de un tornado, o de balas de 9mm.
La frazada, fabricada por ProTecht, también está diseñada para proteger a los alumnos durante desastres en escuelas. La cobija, rectangular y de 8 milímetros de espesor, cuenta con correas tipo mochila para colocársela encima.
Steve Walker desarrolló el producto, reportó el diario The Oklahoman (http://bit.ly/1k9KEj9 ). A Walker se le ocurrió la idea después de un fuerte tornado el año pasado en Moore, que mató a 24 personas, entre ellos siete niños en una escuela primaria donde no había refugio.
“Tratamos de evitar los traumas de fuerza fruta cuando caen escombros sobre un niño”, dijo Walker, a pediatra de Edmond.
Walker entregó un diseño de la frazada a Stan Schone, invertir y paciente suyo, durante una consulta. Los dos formaron entonces el dúo ejecutivo de ProTecht. Los otros son Jeff Quinn y Jay Hanan.
Hanan es profesor adjunto de Ingeniería Aeroespacial y Mecánica de la Universidad Estatal de Oklahoma en Tulsa. Hanan les mostró Dyneema, un plástico de alta densidad que se usa para protección contra proyectiles y que es más ligero que el Kevlar.
El nuevo material también protege contra puntillas, pedazos de metal y otros objetos punzantes.
“En vez de lanzarte al suelo y esperar que no te pase nada, es una nueva capa de protección”, dijo Schone.
A mil dólares por unidad, él y otros en la compañía dicen que comprar una frazada por estudiante podría ser más económico que construir refugios contra tornados.