Banner

Es un peligro no sólo para los automovilistas sino también para los transeúntes debido al deterioro que existe en esta vialidad

Por Rosa Dihnora Montaño

EL INFORMADOR DEL MAYO

NAVOJOA.- Un verdadero viacrucis se ha convertido la calle principal de la colonia Tetanchopo “Ramón Yocupicio” prolongación Morelos y no sólo por el riesgo que implica para los automovilistas y sus unidades, sino para los transeúntes a quienes su misma dinámica de vida los obliga a caminar por esa rúa.

Es hasta cierto punto evidente que las vialidades estén asfaltadas, sean éstas de terracería, así como el que se encuentren en buen o mal estado, se convierten en la carta de presentación de cualquier ciudad, por lo que los esfuerzos e interés de las autoridades para mantenerlas en condiciones aceptables para ser transitadas en este caso particular parecen inexistentes.

En un recorrido realizado en los aproximadamente tres kilómetros comprendidos en el tramo de Centenario- Periférico se pudo constatar el deterioro que existe en esta vialidad y ello quizás derivado en gran medida de la falta de mantenimiento recurrente a través de los años, trabajos de reparación realizados con materiales de baja calidad aunado al paso constante de vehículos de todo tipo.

En este contexto vecinos de ese sector de la ciudad exigen a la autoridad correspondiente voltear y ver la realidad que enfrentan comerciantes, ciudadanos que residen en ese tramo, así como alumnos de una institución educativa y feligreses que acuden a la iglesia de la comunidad, porque su escenario diario no es sólo una calle “plagada” de hoyancos o baches que la convierten en intransitable, sino un escenario lleno de peligros para quienes se atreven a desplazarse por la misma.

Trinidad Salido Soto residente de ese sector consideró que con sólo un poco de interés de la autoridad correspondiente esta arteria fundamental para la ciudad otra historia se viviría.

Reveló que ante la situación que enfrentan no sólo como vecinos y automovilistas se ha dedicado a recoger escombro de cuanta obra pudiera estar en proceso para rellenar los hoyancos y que el tránsito de los automovilistas sea menos riesgoso.

“Me han dicho que por esta practica soy un barbero de las autoridades, sin embargo, lo cual no es cierto, porque si voy llenando los hoyancos es para minimizar los riesgos, además no me interesa quedar bien con nadie, sólo que mi barrio tenga su vialidad principal segura”, subrayó.

Detalló que si se conduce sobre la vialidad no sólo se saca la vuelta a los hoyos, sino que también se debe ir a la expectativa y manejar con extremo cuidado al invadir las áreas de terracería a las márgenes de la calle para no atropellar a las personas que caminan por esa área peatonal.

Opinó que posiblemente las autoridades no han dimensionado lo peligroso de esta situación, porque hasta ahora nada han buscado hacer, pues si a caso rellenan los hoyancos con tierra, pero con el mismo tránsito de unidades de todo tipo al momento la calle vuelve a ser intransitable.

En este mismo orden de ideas, Dulce Imelda Mendoza García comerciante y residente de esa zona lamentó que una vialidad que es fundamental y que conecta a la ciudad primero con Tetanchopo, el Periférico, San Ignacio y luego Chucárit, y hasta Bacobampo se encuentre en pésimas condiciones sólo por el desinterés de la autoridad.

Señaló que a los vecinos y quienes transitan por el rumbo no les interesa si el asunto debe ser tomado por la autoridad municipal o estatal, lo que si saben los problemas que tienen que enfrentar especialmente como comerciantes porque potenciales clientes no arriban a los comercios por sacarle la vuelta a la vialidad por calles aledañas.

Recordó que hace cuatro años se hizo el intento de rehabilitar la rúa, pero el material con que se trabajó fue de tan mala calidad que la evidencia está más que a la vista, pues es casi imposible para los automovilistas no caer en un bache y otro, por más que se trate de esquivarlos.

Indicó que la falta de mantenimiento y el olvido en que se ha mantenido el sector es sólo un pequeño reflejo de la falta de voluntad para atender una demanda permanente de la ciudadanía que no es de hoy, ni de ayer, sino de años.

Por su parte, Gilberto López Guzmán empleado de un negocio que se encuentra al margen de la calle “Ramón Yocupicio” señaló que lamentablemente la autoridad encargada de reparar o rehabilitar este tramo ha caído en un total descuido, pues seguramente están en espera que algún accidente se presente para actuar.

Comentó que además del riesgo que implica incluso caminar por los costados de la calle, está la pésima imagen que las condiciones de la misma genera, ya que lo evidente en cuanto a hoyancos y polvo está a la orden del día.

Al ser abordado sobre esta situación que impera en la citada vialidad, el secretario de Infraestructura Urbana y Ecología local, Alejandro Aguirre Claussen puso en claro que este tramo corresponde ser atendido por la Junta Local de Caminos, pero que aún así el Gobierno Municipal no le saca la vuelta al problema y ha estado de manera recurrente bacheando.

Adelantó que se pondrá en comunicación con el titular de la Junta para poner en marcha un proyecto que permita rehabilitar el tramo que se ha catalogado como intransitable.

Aseguró que atendiendo la demanda de los vecinos del sector no harán oídos sordos y que le “entrarán” a dejar en mejores condiciones ese tramo porque se sabe que es un acceso importante no sólo a conjuntos habitacionales, sino que conecta la ciudad con la comisaría de San Ignacio.

Cabe mencionar que tanto los vecinos entrevistados como algunos otros comentarios recibidos por la reportera coinciden que no quieren ya a estas alturas que la vialidad sea rehabilitada con cemento hidráulico, sino “lo que queremos es que la dejen en condiciones de tránsito sea esto asfalto o terracería, porque como está ahora genera puros problemas.