Banner

Por Adrián Muñoz Rodríguez
TRIBUNA
NOGALES.- Saúl González Ortiz, de 20 años de edad, confesó haber dado muerte a los hermanos Adrián Alejandro y Antonio Miguel Coronado Corral por una deuda de drogas; el agente del Ministerio Público del Fuero Común, logró la detención, consignación y orden de aprehensión del sujeto.
González Ortiz es señalado como uno de los probables responsables de los hechos donde privaron de la vida a dos jóvenes, mismos que ocurrieron el pasado 16 de marzo del año en curso.
El ahora preso es originario de esta población y cuenta con domicilio en la colonia Buenos Aires, al cual se le ejecutó orden de aprehensión por delito de homicidio calificado con premeditación y alevosía en número de dos.
González Ortiz es señalado como uno de los probables responsables de los hechos ocurridos el 16 de marzo en la colonia Chula Vista, donde privaron de la vida a los hermanos Adrián Alejandro y Antonio Miguel Coronado Corral, de 20 y 22 años de edad respectivamente.
El día de los hechos, alrededor de las 12:50 horas, elementos de la PEI tuvieron conocimiento que sobre el Periférico Luis Donaldo Colosio, entre el bulevar del Ensueño y la calle 5 de Febrero, se escucharon detonaciones de arma de fuego y se encontraban dos personas sin vida.
Al llegar al lugar, los agentes encontraron dos vehículos que se habían impactado de frente: un sedán Dodge, de la línea Charger de color negro, con placas del Estado de Arizona; y el segundo un sedán Buick, color blanco, con placas del Estado de Sonora.
En el lugar fueron localizados los cuerpos sin vida de las víctimas, mismas que presentaban impactos de bala en diferentes partes del cuerpo. De igual forma, se aseguraron en dicho sitio casquillos percutidos de arma corta, de tres calibres diferentes.
De los hechos dio fe el agente del Ministerio Público del Fuero Común, quien ordenó el levantamiento y traslado de los cuerpos para realizar las diligencias de ley y giró una orden de investigación a elementos de la PEI para dar con los responsables.
Los agentes de la PEI lograron detener el pasado 9 de mayo a Saúl González, mismo que fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público del Fuero Común.
En su declaración ministerial el hoy detenido manifestó que privaron de la vida a los hermanos Coronado Corral por una deuda de drogas, por lo que el representante social le dictó la medida de arraigo y posteriormente lo consignó.
A las 22:30 horas del lunes, cuando elementos de la PEI lo ingresaron al CERESO local, quedó a disposición del juez del Ramo Penal que le dictó la orden de aprehensión por el delito antes mencionado.