180 personas son buscadas desde 2010

Por Benito Jiménez

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Transitar por la calle en Tamaulipas es un albur.

Estudiantes que salieron del colegio, comerciantes que se trasladaron en sus vehículos, amas de casa que acudieron al mercado o empleados que terminaron su jornada laboral, no volvieron a ser vistos por sus familiares.

Actualmente, unas 180 personas son buscadas desde 2010 a través de las redes sociales, luego de que fueron levantadas por presuntos criminales o secuestradas, y que aunque en algunos casos se pagó el rescate, las víctimas no regresaron a sus hogares.

Los operativos anticrimen que tuvieron su auge en 2011 -cuando rompieron relaciones el Cártel del Golfo con su brazo armado Los Zetas- no han logrado frenar la espiral de personas que han sido plagiadas o levantadas, para después ser parte de la estadística de desaparecidos.

Sólo en lo que va del año, 35 familias buscan a uno de sus integrantes que fue levantado o del que simplemente no se supo más de su paradero, horas después de ser visto.

En todo 2013 la cifra alcanzó los 38 desaparecidos, de acuerdo con la información disponible en las redes sociales.

Las ciudades con mayor número de personas reportadas son Reynosa, Nuevo Laredo, Ciudad Victoria, Valle Hermoso, Camargo, Díaz Ordaz, Tampico, Miguel Alemán y San Fernando.

La puesta en marcha de la estrategia por Tamaulipas, que comenzó el 13 de mayo, tampoco ha impedido frenar el número de desapariciones.

Los casos más recientes reportados por familiares es el de los jóvenes Eder Gamaliel Solís González, quien desapareció el 30 de mayo en el Municipio de Jiménez; Gabriel Camacho García, quien desapareció el 27 de mayo cuando viajaba por la carretera que va de Tuxpan a Matamoros, y Mario Alberto Hernández Santos, quien desapareció en Reynosa el 29 de abril.

Otro caso es el del menor Geovanni Edenilson Andrade Lara, de 11 años de edad, quien desapareció el 17 de mayo de 2014 en Madero, luego de que jugó futbol con sus amigos.

Los casos también se refieren a secuestros.

Por ejemplo, Jacinto Lorea Palafox, de 43 años de edad, fue plagiado el 1 de abril de 2013 en Miguel Alemán luego de que hombres armados entraron a su casa. En la acción el comando se llevó a Jacinto, su esposa, dos hijas y una nieta.

Aunque las mujeres fueron liberadas cinco días después, no se sabe nada de Jacinto.

Los casos de desaparición de varios integrantes de una familia también son recurrentes.

El 22 de julio de 2013 los hermanos Alfel, Pedro Alonso y Elvira Cázares Martínez desaparecieron en Ciudad Victoria. La camioneta en la que viajaban fue abandonada cerca de la central camionera de esa ciudad y desde entonces se desconoce el paradero de los tres hermanos.

Empleados de aduanas, de empresas privadas, policías, docentes y hasta sacerdotes, no han sido la excepción. Varios de sus casos han sido reportados como secuestros durante los últimos años.