Banner

Médico adscrito a Centro de Salud de ‘La Atravesada’ confundió síntomas de deshidratación con embriaguez

Por Carlos Razcón Valenzuela

LA VOZ DEL PUERTO

GUAYMAS.- Luego de que se le negara atención por parte del doctor Hugo Enrique Arellano Arias, encargado del Centro de Salud del poblado Morelos (La Atravesada), el señor Constantino Ortiz Redón murió este martes, al filo de las once de la mañana, a causa de un golpe de calor y deshidratación.

Se convierte así en la primera víctima de las altas temperaturas reinantes en la región --el termómetro alcanzó los 36 grados centígrados, con sensación térmica arriba de los 40--, más no el único fallecimiento atribuible a presunta negligencia médica o falta de atención; el más afamado, el trabajador migrante José Sánchez Carrasco, muerto a las puertas de SEMESON Guaymas, luego de cinco días de agonía, en “una muerte anunciada”.

El médico Arellano Arias solicitó vía telefónica la presencia de una unidad policíaca “para que retirara a una persona del sexo masculino, que se encontraba en el exterior en estado de embriaguez”.

Cuando los agentes llegaron, a eso de las diez de la mañana con 25 minutos, encontraron al individuo tirado en el piso, a un costado de la puerta del Centro de Salud; a su lado tenía una bolsa de polietileno en color naranja, con medicamentos en su interior. A simple vista, los elementos policíacos apreciaron que la persona se encontraba en muy malas condiciones, ya que respiraba en forma muy agitada.

De lo anterior informaron al doctor Hugo Enrique Arellano, quien se encontraba en el interior de la institución hospitalaria, dependiente de Gobierno del Estado de Sonora, pero el profesional de la medicina se negó a verlo; en cambio, ordenó que le hablaran a una ambulancia para que lo trasladaran al Hospital General de Guaymas.

Los elementos policíacos, vía radio-operador, solicitaron la asistencia de paramédicos de Cruz Roja Mexicana pero, como apreciaron que la salud de Constantino Ortiz --según documentos encontrados entre sus pertenencias así se llamaba el pobre tipo-- se agravaba visiblemente, optaron por subirlo a la patrulla y “encaminarlo” hasta el poblado “La Palma”, donde hicieron contacto con la unidad cruzrrojina número 435 y, lo trasbordaron.

Faltaban dos minutos para las once de la mañana cuando el mismo radio-operador informó a los policías que dieron el “salvataje” que, con esa hora, Ortiz Redón había fallecido en SEMESON de Empalme.

Según diagnóstico del médico legista Luis Alonso Maytorena Osorio, el deceso lo ocasionó golpe de calor y la deshidratación.

Ahora resta esperar dictamen oficial y que las autoridades, sanitarias y policíacas, dictaminen el grado de culpabilidad de un joven médico --25 años y cinco meses de edad--, en cuyas manos está la salud de cientos de residentes de los valles corto y largo de Guaymas y Empalme, además de sus respectivas vidas.