Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El trabajo infantil sigue siendo una preocupación para México.
Pese a que ha disminuido en relación con años anteriores, las condiciones en que trabajan los menores se mantienen como una amenaza para su salud y su integridad.
El último reporte oficial con que se cuenta en esta materia es del Módulo de Trabajo Infantil de la Encuesta de Ocupación y Empleo 2011, en que se registraban 3 millones de niñas, niños y adolescentes que realizan una actividad económica, con una disminución respecto de 2007, cuando se reportaron 3.6 millones.
De ellos, al menos 122 mil han sufrido algún accidente o enfermedad relacionada con el trabajo, mientras que 168 mil laboran en espacios no apropiados.
Según cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), la tasa de participación de los menores de edad bajó a 13.2 por ciento en el primer trimestre de 2014, luego de haber alcanzado un máximo en ese mismo periodo de 2007.
De acuerdo con el CONEVAL, 61.2 por ciento de la población en México carece de seguridad social, mientras que esa carencia se extiende a 65.6 por ciento en los menores de 18 años.
La organización internacional Save the Children urgió a que el Estado se comprometa a satisfacer las necesidades fundamentales de los infantes, así como ofrecer seguridad.