Por Edgar Sánchez
AGENCIA REFORMA
CULIACÁN.- La sinaloense Claudia Ochoa Félix negó tener vínculos con el narcotráfico y ser la líder del grupo de sicarios conocidos como los Antrax.
La mujer fue señalada en días pasados como sucesora José Rodrigo Aréchiga, “El Chino Antrax”, un sicario al servicio del Cártel de Sinaloa detenido en diciembre pasado en Holanda.
En redes sociales, se publicaron fotos de Ochoa Félix con armas y vehículos de lujo.
Ayer, en conferencia de prensa en Culiacán, dijo que en la mayoría de la fotos no es ella la que aparece, negó que ella haya abierto cuentas de Facebook y Twitter y aseguró que sólo tenía una en Instagram y ya la cerró.
“No tengo carros ni tengo casa, vivo orgullosamente en la casa en la que me crié, que es de mis padres”, afirmó la sinaloense.
Dijo que no usa armas y que sólo conoce las de juego “Gotcha”.
Señaló que sus hijos sufre bullyng por las imágenes que se han publicado de ella y añadió que emprenderá demandas por daños al honor y demás delitos que resulten.
Aclaró que no cuenta con ninguna averiguación en su contra y que tampoco de antecedentes penales.
Al terminar de leer un documento con su posicionamiento, la sinaloense se paró de la silla y se fue sin contestar preguntas de los periodistas.