Banner

Por Benito Jiménez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Tamaulipas se convirtió en la principal tumba del Ejército.
En los últimos dos años y medio, en esa entidad ha fallecido el 38.5 por ciento de los soldados caídos en todo el País en el cumplimiento de su deber.
Un reporte de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), solicitada a través de Transparencia, establece que desde septiembre de 2011 a marzo pasado, han muerto mil 292 militares en la campaña permanente contra el narcotráfico y la aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos en la República.
Esos efectivos han fallecido debido en el marco de todas las operaciones que implican preservar la seguridad nacional y el orden social, y van desde accidentes hasta acciones directas contra la delincuencia.
Entre las muertes accidentales figuran soldados que perdieron la vida ahogados, atropellados, deshidratados, por caída, por golpes de calor y por descargas eléctricas.
En la confrontación con criminales, la SEDENA reconoce que Tamaulipas también es el principal campo de batalla.
Otra respuesta de información la dependencia militar asentó que de 2010 a 2013 sus tropas fueron blanco de mil 221 ataques por parte de la delincuencia organizada en Tamaulipas, mientras que en Nuevo León los soldados recibieron 366 agresiones, en Guerrero 196, en Michoacán 182, en Coahuila 170, en Veracruz 155 y en Sinaloa 128 ataques.
En ese mismo documento el Ejército indicó que en esos cuatro años sólo en Tamaulipas se reportaron 9 ataques del crimen a instalaciones militares, situación que no ocurrió en ningún otro Estado.
Sólo de enero de 2013 a marzo pasado la SEDENA registró en la entidad fronteriza 286 agresiones contra su personal con un saldo de 8 militares muertos, 94 heridos, 198 delincuentes abatidos, 30 de ellos heridos, y 148 detenidos.
Los municipios donde se han reportado con más frecuencia la muerte de soldados en el cumplimiento de su deber son Reynosa, Güémez, Tampico, Victoria, Miguel Alemán, Ciudad Mier, Nuevo Laredo, Guerrero, Díaz Ordaz, Matamoros y Valle Hermoso.
Fuentes de la Defensa Nacional aseguraron que los grupos delictivos que agredieron a sus elementos e instalaciones fueron adjudicadas por Los Zetas y el Cártel del Golfo.
Javier Oliva, experto en temas militares, indicó que la estrategia contra la delincuencia en Tamaulipas, recae de manera directa en los soldados, que realizan su trabajo a marchas forzadas, bajo presión, con un alto nivel de estrés y separados de sus familias por largos periodos de tiempo.
“La característica geográfica de la entidad, que es frontera, le imprime a ese Estado un nivel superior por la disponiblidad de armas y el tráfico de drogas, esto hace un ambiente muy violento aunado a un gobierno estatal con altos índices de ineficiencia y de corrupción, lo que deja toda la responsabilidad de la seguridad pública al Ejército”, opinó Oliva.
El académico de la UNAM y asesor del Colegio de Defensa Nacional externó que existe un desafío abierto por parte del crimen a las autoridades federales y lamentó que la estrategia contra la delincuencia tenga similitudes con el sexenio anterior.