Banner

México se repuso a dos errores del cuerpo arbitral, y con gol de Oribe Peralta venció 1-0 a Camerún


Por Luis Homero Echeverría
AGENCIA REFORMA
NATAL.- Ya hay tres puntos en el saco de Miguel Herrera y la Selección Nacional.
Con un solo golpe, México acabó con la bruma de Natal, los obstáculos de Camerún y los errores arbitrales que le arrebataron dos goles legítimos para beber como agua su primera victoria en Brasil 2014, al batir 1-0 a Camerún.
Al 61', Oribe Peralta le otorgó el triunfo al equipo nacional al contrarrematar un disparo de Giovani dos Santos que rechazó el arquero camerunés, Charles Itandje, tras una jugada de maestro a cargo de Héctor Herrera.
Fue solo uno, pero pudieron ser cuatro los golpes del Tricolor en su debut mundialista. No fueron más porque el asistente 1, Humberto Clavijo, crucificó a México en el primer tiempo al arrebatarle un par de goles legítimos de "Gio" al marcar dos fuera de lugar inexistentes.
Y el cuarto pudo ser al final, cuando Javier Hernández, quien entró de relevo, tuvo una jugada para cerrar el partido con broche de oro, pero no conectó de la forma debida.
Pero el gol, muy solitario en la imagen ante la superioridad que mostró el Tricolor, da los primeros tres puntos para trepar al subliderato del Grupo A.
La Selección Nacional debió terminar la primera mitad con el marcador a favor ante las pocas exigencias de Camerún a la ofensiva, sólo un disparo de Samuel Eto'o que besó al poste.
Ahí se evidenció un poco la zaga mexicana, pero el descanso permitió corregir, mantener la calma ante los errores arbitrales y secarse un poco del aguacero que azotó a Natal todo el día y que exigió mayor aplicación, sobre todo mental, por parte de los verdes.
El Tri no sólo mostró mayor inventiva, se apoderó del esférico, hilvanó más jugadas y contó con la tribuna de su lado, además exhibió una fortaleza anímica que fue determinante para la victoria.
Incluso, solventó los problemas de estatura que tuvo el contención José Juan Vázquez con los volantes cameruneses en los balones aéreos, y recuperó en el complemento a un costado izquierdo que en el inicio estuvo muy apagado.
En el arranque, el balón circuló más por la banda derecha a través de los latigazos con Paul Aguilar y, sobre todo, la conducción de Héctor Herrera, el jugador con la magia que modificó el partido para bien del Tricolor.
México ya tiene en su casillero el primer triunfo y va motivado al choque de líderes, el martes contra Brasil por la supremacía del Grupo A.