Por Liliana Alcántara
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La Iglesia Católica criticó las acciones anunciadas por autoridades, legisladores y líderes magisteriales para combatir el “bullying” en México.
“Ante la crudeza del ‘bullying’, los políticos reaccionan con grandilocuentes discursos, complicadas iniciativas y sanciones imposibles”, manifestó a través de la editorial del semanario católico Desde la Fe.
Cuestionó ¿cómo es que los legisladores y gobernantes impulsan acciones de respeto a la vida cuando ellos mismos legalizan, promueven y toleran la destrucción de otras miles no nacidas por métodos clínicos antisépticos, pero infectados de odio por la relativización de la vida humana en el seno materno?
“¿Cómo cultivar el respeto a los derechos cuando se dinamitan instituciones fundamentales como el matrimonio entre un hombre y una mujer, la familia, la paternidad y la maternidad? ¿Cómo proponer la justicia cuando la clase política vive en castas de sibaritas recetándose millonarios bonos, recursos exorbitantes, aguinaldos indecentes, compensaciones inauditas y salarios indignantes que un niño en edad escolar jamás podrá tener en toda su vida?”, preguntó la Iglesia Católica.
Manifestó que iniciativas y estrategias contra el “bullying” serán insuficientes si no se resuelven estas interrogantes.
En el artículo editorial titulado “Bullying ¿Estamos a tiempo?”, la Arquidiócesis Primada de México destacó que la violencia entre los niños y los jóvenes escala.
“El bullying pasa una factura letal a una sociedad preocupada por el sobajamiento de niños y niñas, cobrándose con integridad, ilusiones y la floreciente vida de las víctimas”, destacó.
Consideró que la urgencia es inculcar a los niños “que la vida humana es más valiosa que la de cualquier mascota, que el respeto al prójimo es condición sin la cual es imposible la convivencia y proteger las instituciones donde nacen los valores forjantes de personalidades”.
Desatacó que si se llevan a cabo esas directrices “recordaremos al bullying como un nefasto fenómeno que pudo detenerse a tiempo”.
En tanto, en su homilía, el cardenal Norberto Rivera pidió porque el Mundial de Fútbol se lleve a cabo en paz y con civilidad. Oró porque los jugadores seleccionados compitan en un ambiente de cordialidad y recordó además la responsabilidad de los deportistas para que esta justa sea ocasión de encuentro y diálogo.