Banner

Mario Rivas Hernández
El dilema del transporte urbano en Obregón

UN DÍA HABLÉ CON ÉL por teléfono. Habíamos quedado de desayunar y platicar del problema del transporte urbano de Ciudad Obregón, pero un compromiso inesperado me lo impidió.
Las cosas quedaron así.
Sin embargo, ahora que este joven y modesto líder sindical ha vuelto a estar en el centro de un dilema que afecta a todos por igual, recordé lo que un empresario amigo mío, me había comentado: “Es un joven muy íntegro, muy honesto, al que vale la pena escuchar”.
Pues sí: vale la pena.
SE LLAMA LUIS ACOSTA CÁRDENAS y es líder de los transportistas, es decir, del gremio de choferes.
¿Qué es lo que está pasando, concretamente, en el sector del auto-transporte de Obregón?
A simple vista parece un problema “atascado” en un terreno pedregoso donde hay dos visiones distintas para sacarlo del atolladero y hacerlo funcionar.
Y es que por un lado, la Dirección Estatal del Transporte, ha sido tajante: sancionará a todos los concesionarios que no enciendan el aire acondicionado.
Desde luego, estas palabras suenan a música celestial en las Trompas de Eustaquio de los sufridos usuarios del transporte urbano.
Por ahí escuché decir a una chica, empleada de una tienda de ropa, algo como esto: “¡Que bueno que los multen, nosotros nos asamos y ellos se niegan a encender los aires!”.
Pero esto, en esencia, no es justo.
Yo he escuchado el posicionamiento de cada una de las partes. Hay razones y hay justificaciones en cada una de ellas. El desafío en toda polémica es llegar a acuerdos.
Ésta es la cuestión.
Acosta Cárdenas afirma que no hay condiciones para encender “los aires”.
Y explica:
“No se le ve que los vayan a echar a andar, nosotros que andamos todo el santo día hemos visto que no tienen aire acondicionado y vemos que las unidades no están en condiciones para siquiera echar a andar el 20 %, no los podrían aguantar”.
Este es un argumento irrebatible.
Es decir, las unidades están en mal estado y en esas condiciones sencillamente no aguantarían la carga de una unidad de aire acondicionado en plena temporada de calor.
Como automovilista, yo entiendo el problema. A usted seguramente le ha pasado que va al mecánico y éste le recomienda no encender el aire porque el auto se le va a sobrecalentar.
Y uno sabe bien lo que ocurre cuando el motor se sobrecalienta.
POR OTRA PARTE, SI los transportistas aseguran que las unidades no están en condiciones de encender el aire acondicionado, ¿Cuál podría ser la solución?
BERNARDO BELTRÁN, PRESIDENTE de la empresa TUSEC, dice que no hay recursos para invertir en mejorar las unidades.
Vaya dicotomía.
Es evidente que se trata de un problema económico pero también de buena voluntad. Los concesionarios no tienen recursos para arreglar sus camiones, la Dirección del Transporte los está sancionando porque no encienden los aires y los choferes advierten que esas unidades no aguantarían encender los aires.
La pregunta es necesariamente urgente: ¿Podrían ponerse de acuerdo autoridades y transportistas de Ciudad Obregón?
Para mí esto está en chino. Lo malo es que mientras es Juana o es Chona, los que están pagando los platos rotos son los usuarios.
Como siempre, caray.
En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

Y NO ES POR NADA PERO algunos vecinos del Campo 60, en el Municipio de Bácum, me preguntaban el otro día si los famosos desayunos de la Fundación GANFER, así como sus jornadas médicas, no se contemplan para llegar a poblados rurales…
Les dije que yo le había escuchado decir al presidente de GANFER, JAVIER GÁNDARA MAGAÑA, que en ese organismo hay la mística de ir a todos los puntos de la geografía sonorense donde estos programas sean solicitados…
Vale, pues…
Y ACÁ, EN CAJEME, TODAVÍA resuenan los ecos del Foro sobre “La reforma para la transformación del campo”, organizada en Ciudad Obregón por la Delegación de la Procuraduría Agraria, el lunes anterior…
Por cierto, otros líderes y personajes asistentes, fueron PEDRO VALDÉZ BAYMEA, del Mayo; ALEJANDRA (Santa, para sus íntimos) PERAZA y el alcalde de Bácum, EFRÉN ROMERO ARREOLA, siempre solidario él con la gente de los ejidos…
Las cosas como son: hubo cuatro mesas y fue notorio el interés de los ejidatarios por hacerse escuchar y hacer sus propios planteamientos…
Fue una audiencia representativa y ciertamente muy plural, pues había líderes de todas las corrientes…
DÉJEME DECIRLO: CUANDO SE DAN a conocer las denuncias sobre el mal estado del tramo carretero Tesopaco-San Nicolás, muy pocos perciben el verdadero problema de que las autoridades no se ocupen de estos detalles…
Y es que decir que el referido tramo se encuentra en pésimas condiciones, no sólo significa que los automovilistas pasan las de Caín cuando transitan por ese camino…
En realidad, es algo más grave. Sucede que un tramo en mal estado propicia el trabajo de los asaltantes de caminos…
Esto no es de ahora. En realidad, viene de muchos años…
En alguna ocasión le pregunté a un funcionario estatal, amigo mío, porqué no se daba a conocer lo que estaba ocurriendo en la carretera Tesopaco-Yécora…
Su respuesta fue devastadora:
--No quieren los comerciantes de Yécora ni la propia gente porque se le ahuyenta el turismo…
Después comprobé que lo que mi amigo me había dicho, era absolutamente cierto: los habitantes de Yécora no querían que saliera en los medios que esa carretera era insegura…
Yo cuestione airadamente ante quienes debí de hacerlo, que se pusiera en riesgo la seguridad de muchas personas…
Eran los años del Gobierno de ARMANDO LÓPEZ NOGALES y yo viajaba con frecuencia a Yécora…
Incluso, en alguna ocasión, siendo secretario de Turismo FERNANDO GÁNDARA MAGAÑA, fui invitado a Yécora, junto con don CÉSAR GÁNDARA LABORÍN y otras personas…
Con López Nogales se impulsó mucho el turismo a esa región pero nunca se resolvió el problema de los asaltos en carretera…
Ahora están brotando las demandas de auxilio para que las autoridades restauren ese tramo, pues en las actuales condiciones es una verdadera trampa mortal…
Me cae que sí…
MIENTRAS TANTO, RECIBÍ un correo en el que me preguntan porqué en el pequeño país Qatar, en el Medio Oriente, no hay ladrones…
En alguna parte del único párrafo, la señora que me escribe, exclama, maravillada: “¡Es un paraíso, señor Rivas!”…
Pues sí: es un paraíso, el mejor de los mundos posibles para vivir…
Sin embargo, bien se sabe que no hay dicha completa: Qatar es un territorio desértico, sin lugares arbolados, sin ríos y presas, sin parajes con arroyuelos, como los que en México tenemos para disfrute de las familias que habitan este País…
Es cierto: aquí la gente se mata todos los días, uno no puede dejar el vehículo ya no se diga encendido, como lo hacen las señoras en Qatar en el supermercado, vamos, pero ni siquiera con las ventanillas abiertas porque se lo roban…
También es cierto que el salario no alcanza ni para una vida modesta, menos para tener comodidades, y que los médicos que laboran en el Sector Salud tienen un salario medio alrededor de los 16 mil pesos, contra tres más que gana un médico en Qatar…
Es verdad que en Qatar no hay ladrones porque no hay desempleo y los obreros ganan varias veces más de lo que ganan los obreros mexicanos…
Todo es cierto, pero, con todo, nadie en este País está dispuesto a cambiarse por un habitante de Qatar…
Qatar es un País infinitamente más pequeño que México. De hecho, la mayoría de la fuerza laboral activa no es oriunda del País…
Vivir allá -cuentan algunas familias radicadas en el País- tiene sus grandes ventajas y sus enormes desventajas…
Así es la vida…
NO CABE DUDA: perro que come huevo aunque le rompan el…
Usted me entiende…
Viene a cuento lo anterior a propósito del nuevo sainete protagonizado por FAUSTO ALZATI, un personaje que seguramente las generaciones treintañeras no conocen, pero si los de cuarenta para arriba…
Alzati fue, hasta el lunes pasado, director general de Televisión Educativa de la SEP…
No se sabe a ciencia cierta cómo fue que le vino ese nombramiento, luego de que hace veinte años, protagonizara un escándalo que avergonzó al entonces Presidente ERNESTO ZEDILLO…
Eran esos primeros meses de aquel Sexenio extraviado y abatido por “el error de diciembre”, en los que el nuevo Presidente intentaba, cuando menos, parecer que lo era…
El peso se había devaluado, los empresarios estaban que trinaban contra Zedillo y contra su secretario de Hacienda, JAIME SERRA PUCHE, que no pudo permanecer en el cargo ni siquiera un mes…
Y en esas estaban, cuando surgió el escándalo del “Doctorado” apócrifo del titular de la Secretaría de Educación Pública, FAUSTO ALZATI…
La revista Proceso y un diario de la Ciudad de México, rescataron un documento de una universidad de Estados Unidos, que hacía constar que en esa institución no se había otorgado ningún doctorado al señor Alzati…
Lo peor de todo es que ni siquiera había terminado la licenciatura…
Mal había empezado su Gobierno Ernesto Zedillo: casi al mismo tiempo, había tenido que remover de sus cargos a dos miembros de su gabinete…
¡Y en qué forma!...
POR MUCHO TIEMPO NO SE volvió a saber nada de Alzati, hasta que en el Gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO, apareció, veinte años después, como director de Televisión Educativa de la SEP…
Con un bajo perfil, quienes aún nos acordábamos de él, nada supimos de su nueva gestión, hasta el lunes en la noche JOAQUIN LÓPEZ DORIGA, dio a conocer un nuevo escándalo -esta vez en redes sociales- en el que Alzati era exhibido como un “ebrio impertinente”, que había interrumpido una ceremonia porque no le gustó que se leyera un poema dedicado a LÁZARO CÁRDENAS…
Y otra vez lo corrieron de la SEP…
¡Qué cosas tiene la vida, Mariana!....
Es todo.
Le abrazo.