Banner

MARCO ANTONIO FLOTA
¡Ochoa para Presidente!



Nos lo temíamos. Y por eso nos negamos a adelantar en la columna de ayer algún comentario sobre el posible resultado del partido Brasil-México.
Y es que no queríamos sembrar la alarma, porque un triunfo de México, que es lo que esperábamos, hubiera significado la destrucción de este País. Pero afortunadamente los muchachos se portaron juiciosamente y sólo les concedieron a los brasileños un empate, por lo cual sobrevive medio País.
La prensa reprodujo elogios de Manlio Fabio Beltrones para los muchachos, pero no habló Emilio Gamboa Patrón: se estará reservando para cuando los Leones de Yucatán, actualmente en el sótano de la Liga Mexicana de Beisbol, le ganen la Serie Mundial a los Yanquis de Nueva York. Sí hizo encendido elogio de la Selección Cuauhtémoc, pero el ingeniero Cárdenas, no Cuauhtémoc Blanco, quien está resentido porque el Piojo no lo convocó a formar parte del equipo (Si no para jugar, al menos para encargarse de la masajista).
No habló Luis Videgaray, cuando era su oportunidad de reprocharle a Lula haber declarado que Brasil está mucho más fuerte que México. Y es que Luiz Inazio da Silva se escondió debajo de alguna para que no tener que reconocer: “¡Ya me la Edson Arantes do Nacimiento!” (Ese es el nombre real de “Pelé”).
El comisionado para Michoacán, Alfredo Castillo, gran admirador del ex técnico del Barcelona, hizo una jugada digna del tal Pep Guardiola y retrasó por un día la noticia de la licencia definitiva del gobernador Fausto Vallejo, para asegurarse los titulares. Lo mismo pudo haber hecho Enrique Peña Nieto, designando ayer a los comisionados para Nuevo León -“Rodrigo Medina se va, se va”- y Tamaulipas -“Egidio Torre se va, se va-“, pero también se reservó los nombramientos: quizá los haga hoy, para que el mundo preocupado por el Mundial más que por otra cosa, no se dé cuenta de que su amigo el Rey Juan Carlos “¡Se fue, se fue!”
Lo cual nos da motivo a comentar que la gran mentira de este Mundial es afirmar que la Selección de España tuvo un sonoro fracaso, nada de eso. Los muchachos -algunos ya no tanto- ibéricos no pudieron tener tal baja de juego de un Mundial a otro: simplemente decidieron regalar los dos primeros partidos para poder regresarse a la entronización del Rey Felipe VI que será hoy, dejando a un grupito de banderilleros y monosabios a perder el tercer partido.
Este Mundial ya se coció, pues.
Alemania, Italia, Argentina, Holanda pueden irse preparando para dentro de 4 años. Porque en 2014 ya sólo quedan 2 favoritos: Brasil y México.
O, para decirlo mejor, México y Brasil en ese orden. Incluso, después del partidazo del martes se escucharon en el Zócalo y El Ángel gritos futuristas rumbo al 2018: “¡Ochoa para Presidente!”
Y así ocurrirá si México gana el Mundial. Por lo cual, desde aquí imploramos al Cielo, que Brasil nos derrote en la Final.
¿Por qué de ser Paco Memo Presidente, ¿se imagina usted lo que se va a gastar el País en gel fijador del cabello? Porque ni modo que represente al País con esa pelambrera al aire. Y si nombra al Piojo Herrera su secretario de Gobernación, el gasto se elevará al doble.
¿No cree usted?

¡RRIINNGG!
-Bueno, Palacio de la Zarzuela...
-Entonces, siempre sí, el Rey Juan Carlos claudicó.
-¡No: el Rey abdicó la Selección sí claudicó Josú!


EPIGRILLO
Pa apoyar a Selección, viajó hasta Brasil un narco rentando privado avión.
(También viajó Calderón, pero él nos usó de barco)