NOTIMEX
WASHINGTON.- Estados Unidos padece una ‘urgente crisis de salud pública’ por la adicción de los estadunidenses a la heroína, lo que ha provocado un aumento inédito de muertes por sobredosis, advirtió ayer el procurador Eric Holder.
En la Cumbre de la Oficina Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP), el secretario de Justicia señaló que las muertes por el consumo del narcótico se incrementaron un 45 por ciento entre el 2006 y el 2010.
‘En este momento, pocas sustancias son tan letales como los medicamentos con receta derivados de opio y la heroína’, dijo ante funcionarios, médicos y especialistas.
El Instituto Nacional sobre Abuso a las Drogas estima la existencia de más de 2.1 millones de adictos a los analgésicos, cuya amplia disponibilidad los han hecho populares para ser objeto de abuso por personas con adicciones.
El número de recetas médicas para analgésicos derivados de las drogas se duplicó en los últimos 20 años al pasar de 76 millones a 207 millones por año, un periodo en que las muertes por sobredosis se incrementaron en un 400 por ciento.
Holder señaló en ese sentido que los nuevos estudios muestran que el fenómeno de la adicción a la heroína empieza con el consumo de analgésicos derivados del opio, lo que en su opinión complica identificar y superar el problema.
Al respecto destacó que la administración de Barack Obama ha confrontado tanto la cadena de abasto, desmantelado clínicas que ofrecen las drogas y lanzado esfuerzos de concientización pública.
‘Pero nuestro trabajo está lejos de estar terminado. Subsisten retos significativos’, reconoció.
Más de 37 mil estadunidenses mueren al año por sobredosis de drogas y los casos ocasionados por analgésicos son mayores que los provocados por cocaína y heroína combinadas, de acuerdo con la ONDCP.