Tienen niños discapacitados pocas opciones para recibir atención de calidad

Por Paloma Villanueva
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- A menos que puedan acudir a una escuela privada, los niños con discapacidad tienen pocas opciones para recibir atención de calidad.
En 2011 fue aprobada la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, que en el capítulo III sobre educación establece que los niños con discapacidad pueden ser inscritos en la escuelas de educación básica regular.
“La SEP promoverá el derecho a la educación de las personas con discapacidad, prohibiendo cualquier discriminación en planteles, centros educativos, guarderías o del personal docente o administrativo del Sistema Educativo Nacional”, indica la Ley.
También se establece que la Secretaría de Educación Pública (SEP) debe desarrollar las condiciones de accesibilidad en las instalaciones educativas y proporcionar apoyos didácticos, materiales y técnicos, además de personal docente capacitado.
Sin embargo, Pedro Antonio Sánchez, médico e investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán, consideró que la integración de los niños con discapacidad a escuelas regulares es demagogia.
“Los niños se integran a los grupos regulares con maestros que no saben como enseñarles y hay un salón de USAER (Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular), pero los menores van dos o tres veces a la semana por una hora a recibir terapias de aprendizaje o de lenguaje, eso es todo”, explica.
Otro problema, señala el especialista en educación especial, es que las escuelas regulares carecen de material didáctico en sistema braile para niños ciegos, tampoco hay intérpretes o maestros que sepan lenguaje de señas para comunicarse con alumnos sordos.
“Si tienes un niño con discapacidad en México es mucho mejor que lo tengas en una escuela especializada a que lo tengas mal integrado en una escuela regular, de hecho la integración exitosa de los niños con Síndrome de Down, por ejemplo, básicamente es de familias de clase alta que pueden tenerlos en escuelas particulares”, destacó.
La otra opción son los Centros de Atención Múltiple, que desde la década de los 90 integraron a niños con todas las discapacidades en una misma escuela y con maestros que, en teoría, deben estar capacitados para enseñarles a todos.
Mercedes Obregón, directora del Instituto Pedagógico para Problemas del Lenguaje (IPPLIAP), consideró que los niños que estudian en estas escuelas no tienen la atención que necesitan y aunque terminen la secundaria especial, en ocasiones ni siquiera son capaces de comunicarse efectivamente.
“Son maestros que no son especialistas en nada”, aseguró.