Secuestros, asesinatos y robos se han triplicado en México

Por Rolando Herrera

y Diana Baptista

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Diez años después de que casi un millón de personas salieran a las calles para demandar poner un alto a la inseguridad, ésta ha empeorado.

Los secuestros en el País se han cuadruplicado, los asesinatos han crecido en 58 por ciento y los robos se han incrementado en un tercio.

El 27 de junio de 2004, en el DF y otras ciudades del País, los ciudadanos, vestidos de blanco, expresaron su repudio ante la violencia criminal de la que eran víctimas en una marcha que se autodenominó “Rescatemos México” y que, a la fecha, ha sido la más numerosa en la historia.

Ese año, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), se cometieron 323 plagios; el año pasado, en cambio, fueron mil 698, una cifra 425 por ciento superior.

Hace una década, se registraron 11 mil 658 homicidios dolosos, mientras que en 2013 se contabilizaron 18 mil 388, sin considerar que en 2011 se registró una cifra de 22 mil 852 crímenes.

En cuanto a los robos, en el año de la marcha ciudadana se cometieron 514 mil 922. El año pasado sumaron 686 mil 965, lo que significa un incremento del 33.4 por ciento.

Además, en 10 años se han agravado otro tipo de delitos, como las extorsiones. Tan sólo en marzo de este año se registraron 615 casos.

En la década transcurrida desde la marcha se sumaron nuevos movimientos sociales y activistas contra la inseguridad nacidos de una tragedia.

Es el caso de Alejandro Martí, cuyo hijo Fernando fue secuestrado y asesinado en 2008; el de Nelson Vargas, cuya hija, Silvia, también fue plagiada y ejecutada en 2007, y el del poeta Javier Sicilia, a quien le mataron a su hijo Juan Francisco en 2011.

Para Josefina Ricaño, fundadora y presidenta de la organización México Unido Contra la Delincuencia, el delito rebasó a las autoridades durante la última década.

Martí considera que el Estado no ha logrado combatir problemas que permiten el crecimiento de la violencia, como la corrupción, el abandono del sistema penitenciario y la burocracia del sistema judicial.

México está igual o peor, sostiene Sicilia, quien considera que las condiciones de inseguridad en el País han resultado en la anulación del Estado.

Para María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, el problema de inseguridad no ha sido resuelto, pero la marcha de hace 10 años provocó que las autoridades se ocuparan más del tema.

Laura Elena Herrejón, presidenta de Movimiento Pro-Vecino, consideró que, tras la marcha, hubo un esfuerzo de las organizaciones para darle seguimiento a los 80 puntos que plantearon; sin embargo, con el paso del tiempo éste se diluyó y, al final, sólo se registraron avances parciales.