Por Luis Homero Echeverría
AGENCIA REFORMA
RECIFE.- No hay mañana para la Selección Mexicana.
Aunque le basta con empatar frente a Croacia para clasificar a Octavos del Final, el Tricolor debe emular la actitud que mostró contra Brasil para salvar un punto y ponerle un extra.

URGEN LOS GOLES
Con apenas una diana en el torneo, y en los últimos cuatro juegos -tomando en cuenta los amistosos contra Portugal y Bosnia-, el Tri necesita que uno de los cinco delanteros con los que cuenta se ponga la etiqueta de "artillero".
México puede avanzar a Octavos con la mínima cosecha, pero en una instancia de eliminación directa la escasa contundencia puede causar el adiós.

BORRAR A MODRIC
Así cómo Neymar y Óscar eran los hombres básicos en la conducción del esférico por parte de Brasil, en Croacia los balones estarán en los pies de Luka Modric, elemental en el esquema tanto de Real Madrid como de su Selección.
Si el Tri impide el toque rápido del "10" croata tendrá un peso menos para amarrar la clasificación.

FUERZA AÉREA
Tanto con Camerún como con Brasil, la Selección Mexicana dejó ver que su punto débil son las jugadas a balón parado, tal como lo manifestó el técnico croata, Niko Kovac, en días pasados.
La experiencia de Rafael Márquez en la zaga le dio a México la llave para que Samuel Eto'o y Neymar se quedaran con las ganas de anotar, situación que se debe repetir con Mario Mandzukic, quien tiene presencia en el área y es letal en el juego por arriba.