Banner

“El Ingeniero” disfrutaba goles del Tri cuando fue detenido


Por Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Hace una década Jorge Briceño Flores, “El Cholo”, cuñado de los hermanos Arellano Félix, tomaba un trago en el bar “Tangaloo” de Tijuana.
Por nada, se hizo de palabras con unos sujetos y terminaron a golpes.
Entre cuatro le dieron una golpiza, un incidente que hizo enojar a su sobrino político, que en aquel entonces tenía unos 30 años, señala la indagatoria UEIDCS/116/2008.
“Le pusieron una put... entre los cuatro, hasta le trozaron un pedazo de oreja, y de allí se fueron, por lo que ‘El Ingeniero’ se enojó un ching... y le dijo a ‘El Cholo’ que él se iba a encargar de esos put..., que él se los iba a regalar, o sea que los iba a matar.
“No sé a que gente mandaría, pero a los pocos días aparecieron tres cuerpos quemados adentro de una camioneta X Terra que dejaron abandonados para los rumbos de un rancho, pero sólo aparecieron tres cuerpos y el otro no se sabe que hicieron con él.
“En todo Tijuana se supo que ‘El Ingeniero’ es quien ejecutó a esos jóvenes por haberle pegado una ching... al ‘Cholo’”, relató a las autoridades Édgar Adrián Gutiérrez Elenes, “El Cachorro”, un sicario de los Arellano detenido por aquella época.
Gutiérrez Elenes se refería a Luis Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, o “El Ajustador”, presunto hijo de Alicia Arellano Félix y el último de esa dinastía, por cuya captura ofrecían recompensas en México y Estados Unidos.
A mediados de la década pasada, cuando los Arellano Félix ya estaban en decadencia, las huestes de Ismael Zambada, del Cártel de Sinaloa, lentamente empezaron a colonizar Tijuana, donde habían convertido en aliado a Gilberto Higuera, “El Gilillo”, un antiguo operador de los Arellano detenido en 2004.
Según las investigaciones de la PGR, lo que antes era el Cártel de Tijuana se fragmentó en pandillas con varias cabezas, como Arturo Villarreal, “El Nalgón”; Gustavo Rivera, “El Gus”; Octavio Salazar González, “El Güero Jícama”, y “El Ingeniero”.
Fue después del 25 de enero de 2008, con la captura de Eduardo Arellano Félix, “El Doctor”, quien llevaba años ausente del escenario, cuando Sánchez Arellano fue boletinado por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos.
“El Ingeniero” era casi un fantasma y cuidaba su perfil. Ante sus cómplices se hacía llamar “Homero”, trataba de reducir al máximo su escolta y circulaba en vehículos de modelos muy anteriores.
“Otra célula (criminal) es de un sobrino de (Francisco Javier Arellano Félix) ‘El Tigrillo’, se llama Homero alias ‘El Ingeniero’, y este Homero trae muy poca gente con él y siempre anda en carros viejones con uno o dos escoltas para no llamar la atención de la policía”, declaró Gutiérrez Elenes a la PGR.
Si la captura de “El Doctor” lo puso en el candelero, una disputa con su antiguo aliado, el sinaloense Teodoro García Simental, “El Teo”, lo convirtió en el objetivo más relevante para las agencias policiacas.
Algunas versiones refieren que el asesinato de la novia de “El Teo” el 28 noviembre de 2008 en Ensenada, desencadenó una guerra con “El Ingeniero”, que tuvo como saldo inicial 37 bajas.
Desde aquella disputa no había vuelto a saberse de “El Ingeniero”, hasta la tarde del pasado lunes en que su afición al futbol le hizo bajar la guardia y fue sorprendido cuando veía el juego de México contra Croacia.