Banner

Rechazó en definitiva la que promovió Hermosillo para sostener el agua proveniente del Acueducto


Por Víctor Fuentes
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó en definitiva la controversia constitucional promovida el año pasado por el Municipio de Hermosillo, para prevenir la posible paralización del funcionamiento del Acueducto Independencia.
Por unanimidad, la Primera Sala de la Corte desechó la controversia, pues ninguna de las autoridades del Poder Ejecutivo federal señaladas por el Municipio ha realizado acto administrativo alguno que implique la paralización del suministro de agua a la capital sonorense.
Con el desechamiento de la controversia, también quedó sin efectos la suspensión que había concedido el Ministro Jorge Pardo Rebolledo, medida cautelar que precisamente impedía a las autoridades demandadas, entre ellas la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), suspender dicho suministro.
El pasado 9 de junio, el juez Octavo de Distrito en Sonora, Octavio Bolaños Valadez, concedió una suspensión en el amparo promovido por la comunidad Yaqui de Vícam, para el efecto de que "no continúe la sustracción y traslado de agua de la presa Lázaro Cárdenas La Angostura" hacia el Acueducto Independencia.
Sin embargo, el 12 de junio el mismo juez aclaró que la suspensión no afecta la toma de agua proveniente de la presa Plutarco Elías Calles El Novillo, que es la principal abastecedora del Acueducto.
La CONAGUA había expresado que haría una consulta a la Corte para saber cuál de las suspensiones debía prevalecer, pero el máximo tribunal ya no tendrá que aclarar el tema, pues la suspensión dictada por Pardo quedará sin efectos una vez que se notifique oficialmente la sentencia dictada ayer.
Los Yaquis impugnaron la legalidad de tres títulos de asignación de aguas, otorgados por la CNA, que permiten el aprovechamiento de agua para el Acueducto.
En otro amparo, otorgado en mayo de 2013, la Primera Sala ordenó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales cancelar la autorización de impacto ambiental para la construcción del acueducto, y desahogar una consulta con las comunidades yaquis antes de resolver si emite una nueva.