Banner

Le imputan autoridades portación de arma


Por Adán García
AGENCIA REFORMA
MORELIA.- José Manuel Mireles, el líder de autodefensas que fue detenido ayer en Michoacán, es acusado de violaciones a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.
La Procuraduría General de Justicia estatal informó que el también médico traía armas de uso exclusivo del Ejército.
La ley establece penas de un mes y hasta 15 años de prisión, a quien sea detenido portando armas de uso exclusivo del Ejército y las Fuerzas Armadas, así como multa de hasta 500 días de salario.
“En caso de que se porten dos o más armas, la pena correspondiente se aumentará hasta en dos terceras partes”, refiere la ley.
Mireles fue detenido cuando comía en un restaurante de la comunidad de Acalpican, cercano a La Mira, en el Municipio de Lázaro Cárdenas.
En el operativo, donde se detuvo a un total de 70 personas, participaron elementos de la Marina, Ejército Mexicano, Policía Federal y corporaciones estatales.
La mañana del jueves, Mireles había encabezado una incursión de autodefensas en el poblado de La Mira, ante supuestos reportes de ejecuciones, secuestros y extorsiones en la región.
Ayer, previo a su captura, el líder rebelde había amagado con seguir su avance hacia la cabecera municipal de Lázaro Cárdenas y a Morelia.
Por la mañana, el comisionado federal Alfredo Castillo advirtió que no se permitiría la presencia de hombres armados.
“El señalamiento ha sido muy claro y muy concreto: las personas que estén armadas y que no hayan pasado por el proceso de Fuerza Rural van a ser detenidas”, declaró a medios electrónicos.
La PGJE informó que durante el operativo de ayer no se realizó ningún disparo.
Destacó que a los detenidos les fueron decomisadas decenas de armas largas y cortas, así como cargadores y cartuchos útiles.
De acuerdo a la dependencia, alrededor de las 12:00 horas tuvo conocimiento de la presencia de personas armadas en las comunidades de La Mira y Acalpican.
Los empistolados, detalló, se encontraban distribuidos en distintos puntos de las comunidades sin que éstos pertenecieran a ningún cuerpo policíaco.
Destacó que ante esos reportes se convocó a una reunión de trabajo en la que participaron personal de la Secretaría de la Defensa Nacional, de Marina, de la Policía Federal, y de la SSP y la PGJE estatales.
En ese encuentro las autoridades acordaron la realización del operativo en ambas comunidades.
Vía redes sociales, simpatizantes de Mireles demandaron su liberación inmediata.
“Solicitamos su colaboración para inundar las redes sociales con mensajes de repudio a este acto de vileza cometido en contra del doctor Mireles”, se leía en la cuenta Valor por Apatzingán, en Facebook.