Banner

Sin resolver el problema de empleados desleales

EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Por razones de “insuficiencia de recursos”, Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (CAPUFE) no ha podido resolver el problema de “conductas ilícitas” de funcionarios que propician el robo “hormiga” de cuotas en las plazas de cobro.
Según el Programa Institucional de Desarrollo de CAPUFE 2013-2018, el organismo ha venido posponiendo proyectos relevantes como la migración hacia medios electrónicos como principal fuente de pago en casetas para disminuir el manejo de efectivo, con la consecuente inhibición de conductas ilícitas.
El programa, avalado por el director del organismo, Benito Neme Sastré, indica que la Entidad pública ha experimentado una insuficiencia de recursos en los últimos años que ha afectado la estrategia de modernización de los caminos y puentes concesionados, así como líneas de acción, actualización de servicios de informática y automatización del peaje peatonal en la frontera para hacer más eficiente el paso e incrementar los ingresos.
El problema de la manipulación de equipos de control y registro vehicular, falsificación de comprobantes de pago y aplicación discrecional de la normatividad por parte de servidores públicos, que le podrían estar costando al erario alrededor de 200 millones de pesos anuales por robo “hormiga”, acumula ya 14 años, y ha sido documentado por dependencias como la Auditoría Superior de la Federación, la Comisión Intersecretarial para la Transparencia y Combate a la Corrupción en la Administración Pública Federal y la propia Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).
En el año 2000, el desvío de fondo se contabilizó en 50 millones de pesos. En 2001, según reportes de la Comisión Intersecretarial, se detectaron “conductas irregulares de mandos medios y personal operativo que laboran en las plazas de cobro, por lo que fueron destituidas 123 personas, denunciado 12 y siete más en proceso de denuncia”. En 2008, Función Pública descubrió desfalcos por parte de cajeros receptores, sancionando a 53 de ellos”.
En mayo de 2011, EL UNIVERSAL publicó que los cobros por concepto de peaje en autopistas que opera CAPUFE eran desviados por trabajadores de la dependencia. La Dirección de Operaciones y la Subdirección de Normas de Operación de Caminos y Puentes Federales aceptó que por la “falta de herramientas de videovigilancia se puede ver afectado el control de la información de ingresos por peaje”.
Para abril del 2012, la SCT decidió cancelar el programa para reforzar la vigilancia y control de las 33 casetas de cobro que operaba en ese momento CAPUFE, a pesar de que personal de esta dependencia había sido sorprendido desviando recursos por cobro de peaje y de que el organismo carecía de tecnología para monitorear la conducta de cajeros en casetas de cobro.
La adquisición de equipos de videograbadoras digitales, de control de tránsito, boleteras térmicas, cámaras de video para las casetas previsto para 2011 no fue ejecutada por falta de presupuesto, según dio cuenta este diario.
Hoy, el Programa Institucional de CAPUFE 2014-2018 presentado en los primeros días de este mes señala que CAPUFE está operando con pérdidas y en condiciones de “insuficiencia de recursos”, atribuibles a situaciones como la desincorporación de autopistas de alto aforo, caída de los ingresos de la red propia, de 4 mil 761 millones de pesos en 1999 a mil 459 millones en 2012.
Además, CAPUFE no recupera la totalidad de sus gastos directos incurridos en la operación de la Red FNI (Fondo Nacional de Infraestructura) y la relación contractual es desfavorable para el organismo en la operación de la red concesionada al FNI.
Asimismo, ve mermados sus ingresos netos por coordinación fiscal y pago de derechos.
Por todo ello, CAPUFE cerró con pérdidas por 29.4 millones de pesos en 2010, de 46.3 millones en 2011 y de 79.9 millones en 2012.
Ante esas circunstancias, explica el organismo en su programa institucional, se ha tenido que recurrir a apoyos fiscales y a posponer algunos proyectos a pesar de ser relevantes, entre ellos el Programa para Reforzar la Vigilancia y Control de las Casetas de Cobro que se pretendió poner en marcha en 2011.
Actualmente, CAPUFE opera 135 plazas de cobro al tiempo que el sistema de telepeaje y medios electrónicos de pago representaron al cierre del 2012 el 19.4% y 37.6% del ingreso total recaudado en las plazas de cobro de la red operada.
El crecimiento del sistema entre 2007 y 2012 sólo ha sido de 6.6%, un crecimiento anual promedio de alrededor del 1% anual. El resto del sistema de cobro opera sin automatización y queda sujetos al manejo de efectivo con el consecuente riesgo del desvío de fondos.
Con todo, CAPUFE prevé para esta administración diversificar las alternativas de pago electrónico en sus casetas de cobro mediante tarjetas inteligentes desechables o recargables para reducir el manejo de efectivo.
Además, se contempla ampliar, renovar y, en su caso, reubicar casetas de cobro en función de criterios asociados con el aforo y seguridad.
También, fortalecer los ingresos del sector público “vía ajustes en la estructura y niveles de las tarifas de peaje y de prestación de servicios”.
CAPUFE dispone de una plantilla de cerca de 8 mil trabajadores, de los cuales 5 mil son contratados directamente por el organismo y 3 mil a través de outsourcing.