EL UNIVERSAL
NICOLÁS ROMERO.- La fuerte lluvia provocó la ruptura de los tubos que canalizaban el agua del Río Guadalupe y con ello, la casa de Rosalba, Ángel y de su bebé, fue arrastrada por la corriente. Ellos no alcanzaron a salir de la vivienda, relataron vecinos de Lomas Guadalupe, ubicado en el Ejido de Axotlan.
El cuerpo de la niña fue encontrado medio kilómetro aguas abajo, mientras que cuadrillas de bomberos, rescatistas y buzos, buscaban el cuerpo de Rosalba, madre de 19 años de edad, que al cierre de esta edición no había sido localizada en la zona de “Los Pocitos”.
Ángel, pareja de Rosalba, logró salir por un tubo, 50 metros adelante de lo que fue su casa en Cerrada Huerta esquina las Huertas, en Lomas de Guadalupe.
Con golpes en todo el cuerpo, Ángel pidió a gritos ayuda de los vecinos para encontrar a su esposa y a la pequeña Yaritzi de 11 meses de edad, quien fue localizada 4 horas después de ocurrida la tragedia.
A esta labor se sumaron bomberos, elementos de Protección Civil, así como rescatistas de los municipios de Nicolás Romero y Atizapán de Zaragoza.
Una fila de casas fue construida hace algunos años en cerrada la Huerta, en un recodo del río que llega a la presa Lago de Guadalupe, en el vecino Municipio de Cuautitlán Izcalli.
El cuerpo de la bebé de 11 meses fue entregado, la tarde de este domingo, a familiares de la joven pareja, quienes velan a la víctima frente a lo que fue su casa.